Los niños que volvieron a nacer
 
 
 
 

En diciembre de 1980 los primeros pobladores del norte de Morazán, San Miguel y La Unión llegaban a Colomoncagua, Honduras, huyendo de los bombardeos y del asedio del ejército, que los acusaba de colaborar con la guerrilla. Casi simultáneamente, otro refugio, Mesa Grande, comenzaba a recibir a otros miles procedentes del norte de Chalatenango. Aún había guerra cuando los refugiados iniciaron el retorno desde Mesa Grande en 1988, y desde Nicaragua y Panamá, en 1989. Después llegó el turno para Colomoncagua, cuyos pobladores están cumpliendo en enero y febrero 19 años de haber vencido al destierro.

 
 
 
 
Reportaje de Frederick Meza