San Salvador, 04 - 10 de junio de 2007
NOTICIAS
INTERNACIONALES
OPINIÓN
ENCUENTROS
EL ÁGORA
PLÁTICAS
CARTAS
ESPECIALES
EDICIÓN ANTERIOR
ARCHIVO
SUSCRIBIRSE
 
 

Plática con Santa Claus:

“Me siento utilizado, casi violado”

Por: Rosarlin Hernández, Carlos Dada, Daniel Valencia y Sergio Arauz / Fotos: Edu Poncesz
[email protected]
Publicada el 25 de diciembre - El Faro

Enviar Imprimir

¿Y el que está adentro de Santa Claus tampoco tiene hijos?
Si, si tiene.

¿Y en navidad?
En navidad ya no comparte con sus hijos porque la antigua mamá Claus…

Jajajajaja.
Era un poco traviesa, y precisamente en una navidad fue a pasarla muy lejos…

¿Se fue con el grinch?
Nooo. Bueno, sí. Se llevó a los hijos de Santa Claus a pasar la navidad por otro lado y Santa Claus llegó a su casa y no tuvo a quien darle regalos. Desde esa navidad Santa Claus saluda a sus hijos por teléfono y entrega los regalos un día antes o un día después. Así de simple.

¿Cómo se lleva con los Reyes Magos?
Muy bien.

¿Sí?
Somos aleros de chupas.

Jajajajaja
Jojojo. Eso sí, después del seis de enero para allá jojojo.

¿Y Santa Claus no pide regalos?
Este año estoy pidiendo una camioneta.

Jajajajajaja.
Pero no se confundan, no es Santa Claus, es el que está adentro de Santa Claus. Tengo que cambiar de renos, hay que errarlos con otro ring y poner un poco más de tracción. Pero como Santa solo puedo pedir que no haya más niños quemados, que esta celebración sea con menos alcohol, y que realmente se den un abrazo y un beso de navidad muy fuerte. Y qué piense en dar un regalo día a día al Niño Dios, el único niño que no recibe un regalo el día de su cumpleaños.

Bueno, no es el único. ¿Cómo les explica usted a esos niños pobres que no reciben nada en Navidad?
Es un poco duro explicar esto, hay niños que no tienen nada en navidad. Es muy cierto, podemos verlo así. Pero esos niños tienen algo que muchos niños que tienen todos regalos del mundo quizá no tienen y es el amor de sus padres. Viven una casita de lámina, pero sus papás todos los días le dicen “te quiero mucho”, y todos los días le dan una muestra de cariño. Hay niños que lo tienen todo y ni siquiera ven a los papás.

¿Santa y por esto que estamos hablando, nunca ha pensado en colgar la barba?
El día que cuelgue la barba dejaría de vivir, este es uno de mis propósitos en la vida, cambiar con este personaje a mucha gente, sin tener que ser de ninguna religión ni de ningún partido político. Aunque mucha gente al verme de traje rojo y barba me gritaban Schafik.

Jajajaja.
Siendo más adulto estoy pensando en dejarme crecer la barba de verdad.

(Uno de los sueños -interrumpe el duende de civil-, es que sean menos ricos y menos pobres para que todos seamos iguales. Santa asiente.)

¿Santa eso es un poco comunista?
No comunista, bueno si, pero en el buen sentido de la palabra. Vivir en comunidad, ser todos parejitos, no andando poniendo la pata encima a otro, vivir con lo que puedas vivir, darte tus lujos, pero sin fregar a los demás. De qué me sirve a mí irme a viajar si sé qué es con el dinero que les quite a otros.

¿A Cuba entra?
Entramos con dificultad.

Le hace competencia otro barbudo.
Es que quizás cree él que cuando entre le voy a hacer competencia, pero no es así. Santa y la navidad pueden entrar al cualquier país, no entramos a un país, si no al corazón y la mente de la gente. Si alguien riega el espíritu de la navidad en Cuba, él va a ser el espíritu de la navidad.

Decía al principio que se le acercan muchos señores, señoras… ¿qué le piden las señoras?
Cremas, estiramientos, spa… todo lo que Rosarlin pueda pedir.

Jajajaja
… que ya lo necesita, verdad. Pero bueno…

Jajajaja
No. Hay mamás que piden, por ejemplo, que sus niños se comporten mejor, que ya no se hagan pipí en la cama, que dejan la pacha, que no sean tan tremendos. Hay unas que lo piden así: “¡dígale!” Pero hay otras, que lo piden realmente (con sentimiento).

¿Y no le piden marido, novios?
Algunas sí, me piden cambio de esposo. Y yo le digo: bueno, el error lo cometiste tú, a mí no me eches la culpa.

¿Y no le han hecho propuestas?
A veces.

Jajajajaja
A veces. Muchas señoras, señoras ya de edad: “Ay que lindos los ojitos de Santa” y piensan que Santa tiene mucha edad. Y… hay que llevar las cosas con broma, no. A veces se les da su regalito Jo jo jo.

Santa, ¿qué tan mal se debe de portar un niño para que no le lleven regalos?
¿Qué tan mal? Más o menos mela, pero siempre reciben un regalo, sencillito, chiquito, pero reciben un regalo. Ahora, ya para recibir una costalada de carbón, púes…

Jajaja. Tiene que volarse medio espino.
¡No! Creo que esa va a tener una barbacoa inmensa. Va a tener carbón como para venderle al infierno. Ahí sí se han ganado una mina de carbón.

(Carlos se dirige a Sergio, el Grinch, y le pregunta: ¿Ya te convenció? ¿Sentís el espíritu de la navidad? Sergio, medio convencido, respondió: “Un poco, Sí”.)

¿Su trabajo se acaba el 24 a la medianoche?
No. A veces el 25 vamos a visitar  a una familia. El año pasado fuimos y fue otro momento duro para Santa. Los días 24, Santa pasa de casa en casa dejando regalos. Ese es mi trabajo. Vamos, hacemos la visita, y como vamos años con año, llegamos a tener un vínculo con el cliente: ya conoces a fulano, sultano, mengano, la abuelita, el tío… Entonces, con esta familia, ellos piden siempre el 25. Y lo hacen muy divertido porque lo hacen al mediodía, con sopa de pata para quitarse la cruda.

El año pasado faltó el abuelo, y el abuelo había sido un personaje en la visita de Santa. Yo le decía que él había sido compañero mío del Kinder. Era una persona bien jovial. Entonces cuando me dice mi amigo, Jorge Hándal: “mira Santa, tienes que decirle a los niños que su abuelito les manda muchos saludos” fue difícil. Hacía tres años había muerto mi papá y ese año había muerto mi mamá. Entonces decirle eso a los niños, era como decirme yo mismo: oye, tu papá te está cuidando.

¿Y luego?
Lo que más me impactó fue la mirada de los hijos, no de los nietos. Todos se me quedaron viendo y se les salían las lágrimas. Es bien duro. Pero, al final de cuentas, es súper, súper reconfortante tener este trabajo. Hacer llorar es muy fácil, pero si haces llorar con un sentimiento es muy agradable… osea, reír es muchísimo más agradable. Y poderle llevar un mensaje de cariño a alguien es todavía muchísimo más grande. Ese es el trabajo de este servidor.

¿Qué lo conmueve, Santa?
Una vez se me salieron las lágrimas por televisión al hacer un programa en vivo. Domingo para todos nos invitó a ser el Santa de su programa; y con el Gordo Max dábamos unos regalos y promociones ¡con esta bebida que me cambio el traje! Y me dice: tienes que leer una carta de un niño. Y la carta realmente decía algo muy de sentimiento. Era un niño de muy escasos recursos que pedía un regalo, un carrito de baterías, un carro grande de baterías. Y en la carta el decía que su papá no podía dárselo porque no ganaba lo suficiente. Y que el quería ver si Santa Claus le hacía su navidad, porque con ese carrito el quería subir a los niños de su colonia y cobrar un poquito para poder ayudar a su papá.


Entonces tuve que inventar lo que el niño escribió porque era muy fuerte como para decirlo en la tele. Tuve que matizarlo. Pero lo que yo estaba leyendo me estaba llegando a mí. Y a la hora decirle: ¡tú fuiste el ganador, ven!, el niño, la mirada de él, fue algo que jamás olvidaré. Ver esa mirada y que me rodaran las lágrimas, y no poder decir vámonos a un corte comercial… quedarte mudo y decir Feliz Navidad sin Jojojo.

       
Enviar Imprimir  

 
 
Consulte el buscador de Google y encuentre las notas publicadas en
El Faro
Google
Web www.elfaro.net
 
 
  + NOTICIAS
El Faro
Sergio Arauz y Alexis Henríquez
César Castro Fagoaga
El Faro
Lea también:
  El consumo y las remesas empujaron la economía en 2006
Los especiales de El Faro en 2006
El Faro

Plática con Santa Claus

 
 
 
Escribir carta
Leer cartas enviadas
 

 

                                                     Consulte el buscador de Google y encuentre las notas publicadas en El Faro
 

EL FARO.NET (Apartado Postal 884 , San Salvador, El Salvador)
Dirección: Bulevar del Hipódromo, Edificio 237, Cuarta Planta,
Zona Rosa, Colonia San Benito, San Salvador, El Salvador.C.A.
Teléfono:(503) 22 45 64 69, Teléfono-Fax:(503) 22 98 04 80
Todos los Derechos Reservados. - Copyright©1998 - 2006
Fundado el 25 de Abril de 1998