San Salvador, 25 de junio - 01 de julio de 2007
NOTICIAS
INTERNACIONALES
OPINIÓN
ENCUENTROS
EL ÁGORA
PLÁTICAS
CARTAS
ESPECIALES
EDICIÓN ANTERIOR
ARCHIVO
SUSCRIBIRSE
RSS EL FARO
 
 

Plática con el mago Fanci:


“Ya no hago predicciones porque nunca hacen caso”



Nadie lo conoce por su nombre, Francisco Rubén Girón. Pero al mago Fanci se le recuerda por sus grandes hazañas: amarrado, se escapó de una caja que había sido arrojada al lago Ilopango; predijo que los acuerdos de Paz se firmarían en 1992; y pasó enterrado en un ataúd por diez días. Ahora, con casi sesenta años, Fanci ya no hace locuras ni predicciones y se dedica únicamente a la ilusión. Devora libros y vive de ser mago, y aún tiene una espina clavada: TACA nunca accedió prestarle un avión para desaparecerlo. Lo iba a aparecer de nuevo, asegura, pero no le hicieron caso. Probando que aún mantiene sus capacidades, Fanci accedió a hipnotizarnos… o mejor dicho, nos demostró que puede controlar nuestros brazos sin intervención de nuestra voluntad. Los vimos levantarse… y mejor le paramos y seguimos nuestra conversación.


Por César Castro Fagoaga y Daniel Valencia
Fotos: Edu Ponces

[email protected]

 

Enviar Imprimir

¿Cómo se hace magia?
Lo voy a decir de la manera más objetiva, precisamente porque soy mago. La palabra mago en el sentido literal no es solamente un artista que se pone en un escenario. Digamos que la prestidigitación, la rapidez con las manos, el ilusionismo que es crear al público la ilusión de algo, es parte de la magia. Uno se está divirtiendo con la gente. Cuando me presentaba al público como ilusionista, muchos cosas que él esté haciendo ya las sabés, pero en ese momento no las podés precisar.


¿Pero se sabe que no son ciertas?
Tu sabés que no son ciertas, y en lo que se basa ya lo sabés. Como ejemplo, más claro: si se me acerca un jovencito y me dice: ¿Cómo hago para ser mago? Te vas a buscar en las librerías un libro de química elemental, un libro de matemáticas. No es otra cosa, ahí se aprende leyes de fuerza, óptica, fenómenos de la ilusión, efectos de la luz, todo eso lo estudias. El mago usa eso para hacer su ilusión, su broma. Es algo así como los experimentos escolares que alguna vez hiciste. No tenemos un recipiente donde hervir agua, puedo doblar una hoja de papel periódico, llenarlo de agua, y puedo hervir agua allí sin que se queme el papel. El agua mantiene el papel a una temperatura más debajo de la combustión. Es un ejemplo. Muchas de las cosas que nosotros hacemos están basadas en la ciencia.

Y en la ignorancia de otros.
No. Pero usted no es ignorante, es un hombre culto, y mucha gente culta es buen espectador de la magia. La gente más culta es mejor público para el mago.

Será por que lo pone más en aprietos…
No, pero la gente aprecia porque la gente no sabe qué hay detrás, pero intuye. Por ejemplo, si pongo a una chica en el aire, está ahí, yo hago ese número, le paso alrededor un aro en llamas. Pero usted sabe muy bien que esta chica no está desafiando las leyes de la gravedad.

Cómo le hace
Eso es muy fácil de explicar, no se dice, no es secreto, pero es parte de la magia. Pero como somos amigos les voy a decir.

A ver, pero cuente.
Apaguen la grabadora.

(La apagamos, sólo para que se ría y nos diga: ¿ustedes creen que de verdad les voy a decir? Y no, no nos dijo nada. La encendemos otra vez.)

Uno de los números que más repito es el más simbólico. Se trata de contar separadamente ocho aros de metal cromado, muy limpiamente, separados, después repartirlos entre los espectadores y en las manos de los espectadores comienzan a enlazarse unos con otros, no es una cadena, pero acaban todos enlazados. Y el público dice: ¿cómo se han enlazado?


Yo ya he visto varias fotos suyas haciendo ese acto..
El primer testimonio de ese juego está en un papiro egipcio. Habla de un mago que hacía las delicias de un faraón, hacía otro número y otro que consistía en decapitar un pato y después revivirlo. Ese número pues, el de los aros, es un símbolo de la antigüedad de la magia.

¿Y el del pato también lo hacen?
También lo hacemos.

¿Si yo le traigo un pato ahorita lo hace?
Jajajajaja. Sí. Pero no es como que me traiga un pato en el lenguaje de la mara, así como hey, ahí viene un pato. Jajajaja. Ahorita, por ejemplo, la sociedad mundial de la magia, su medio de difusión se llama Los anillos que se enganchan, y se dice que ese número cuando uno lo está haciendo por primera vez, en todo el planeta, por lo menos debe haber otro mago haciéndolo.

¿No es el truco más difícil?
No es el más difícil, pero es sumamente difícil. No todos los magos lo pueden hacer, cuando uno lo domina es que ya es mago. Cuando de chico estudiaba esto, fue una sorpresa para mí cuando leí un libro. Me topé con un libro de una edición de mil 800 y algo que me reveló los secretos de estos juegos. Lo encontré en una librería del centro, desperdigado, en un librero viejo. Lo comencé a leer y decía, la magia de los anillos que se enlazan. La primeras palabras dicen: durante siglos los espectadores se han quebrado los sesos en tratar de descubrir dónde está el truco de las anillas que se enlazan. Qué es lo que hace el mago, no se ha descubierto y jamás lo descubrirán. Yo cuando leí esto dije wow, y es que realmente es una de las ilusiones más perfectas.

¿En el libro explicaba cómo se hace?
Sí, cómo no.

¿Entonces era un mago que traicionó el secreto?
Cómo no, si los magos pueden escribir libros para otros magos.

¿Pero ese estaba en una librería?

Cómo llego allí, a saber, ¿verdad?

Y eso de la co fraternidad ¿Los magos están en contacto unos con otros alrededor del mundo?
Sí.

¿Tiene carné de mago?
Si, hay varios clubes, pero todos están unidos a una sola que se llama IBM; como las máquinas. Es a la International Brotherhood of Magicians, la Sociedad Española de Ilusionistas, la argentina, que se llama la Peña Argentina de la Magia. Está la SAM, Sociedad Americana de Magos, así hay varias. La que rige es la IBM, hay otra rama que rige los trucos, por ejemplo si usted quiere comprar un truco yo se lo vendo. Hay un nivel, donde se llega arriba, no podemos cerrarnos, si no dejarían de haber magos. Un mago rompe la regla del secreto cuando encuentra la persona con capacidad que sea su discípulo.

¿Usted fue discípulo de algún mago?
Es que mi infancia fue instante mágica. Mi padre me enseñó a leer con un libro de historia universal, y mi padre fue un hombre muy romántico, muy culto. En la vida hubo un límite al que no entré, por ejemplo, jamás he puesto un pie en un prostíbulo. Yo estudiaba en el colegio Don Bosco. Me venía caminando hasta la biblioteca, durante 12 años pasé leyendo, me gustaba leer periódicos viejos de El Salvador. Aprendí mucho, leía los clásicos. A los 14 leí a los pesados. Alejandro Dumas, y todo eso. Me lo dejó mi padre, quien me dejó el amor a la música clásica, a música académica. De pequeño mi padre me enseñó a apreciar el arte, dentro de todo eso hay una filosofía.

¿Qué le decía?
Era más que todo con el ejemplo, se imagina usted a una persona insultando a mi papá, y mi papá solo mirándolo y él no decía nada, yo decía qué bueno que mi papá no responda. Una vez un tipo le dijo que te vas a morir hijo de tantas y mi padre lo vio y le respondió, hey, qué bonito tu puñal. Por qué no me lo vendés. “No, te voy a matar”, respondía el otro, “no hombre, tomémonos un trago antes”, y al otro se le olvidaba. Yo lo vi hacer esas cosas. Era un samadi.

¿Cómo así?
Cómo hacen los hindúes que se mueren voluntariamente. Ya no quiero estar aquí, dijo, dejénme regresar a mi casa. Cerró los ojos y se fue.


¿Usted lo vio morir?

Sí. Hay una cosa importante, a él le gustaba mucho el espectáculo en vivo, la ópera y cuando venían magos y los íbamos a ver, cuando llegábamos a casa me llamaba: vio cómo hizo el hombre ahí que cortó a la mujer y la sacó entera. Si papá, le respondía. “traiga un papel y un lápiz que le voy a explicar”, y cabal me explicaba.

¿Así aprendió?
Los primeros trucos me los enseñó mi abuelo, el padre de mi madre. Con unos frijoles. El primer secreto que compré me costó un colón y se lo compré a un campesino y fue que me revelara cómo me había adivinado una carta. Me tuvo como cinco días rogándole. Si me das un colón te digo, me dijo al quinto día, y ese fue el primer secreto.

¿Cuál fue su primer truco?
Se lo vi a un mago y yo lo reproduje en mi casa a mi manera. Era desaparecer en un cartucho un pichel de leche. Lo vi, ni siquiera sabía que había libros de magia en esa época. Me quebraba la cabeza hasta imaginarme cómo era. Yo lo hacía a mi manera, pero cuál fue mi sorpresa que al crecer en esto me di cuenta que de la misma manera funciona. Nacer en El Salvador es una bendición para el crecimiento del espíritu. En los grandes países todo es más fácil.

Pero usted ya no se presenta acá.
Sí tuve mi tiempo.

¿Por qué no ahora?
Por que no es un país de oportunidades pese a lo que diga Antonio Saca. Es todo lo contrario. El artista, se lo digo claramente, hay una especie de complot en contra de todo lo que es el despertar de la sociedad a través del arte y la cultura. Los lugares que existen sobreviven al broche y moche. Igual los artistas. Imagínese que termina la guerra y se firma la paz y se invita a cantar el himno de la alegría al Puma, eso es insultante. Si acá tenemos artistas nacionales. Porqué el Puma. Si se fija que todos los que hablan de orgullo nacional ¿porqué lo hacen? Si no han triunfado aquí. Si Álvaro Torres es orgullo nacional, Glenda Gaby, Doris Elizabeth es orgullo nacional, Paula Heredia es orgullo nacional, todos ellos deberían ser nuestra vergüenza nacional.

Así de tajante.
Si, es que tuvieron que buscar otro país para buscar oportunidades.

¿No es culpa de ellos?
Perdón creo que me he dado a entender mal. Me refiero a que se fueron por no encontrar oportunidades. Cuántos Álvaros Torres no andarán por ahí, cuántas Glendas Gabys, y nunca lo sabremos. Sólo hay una manera de saberlo y es dando chance.

¿Variedades del seis por ejemplo?
Ese es de grupos y con ciertos bemoles que hay detrás también.

Jajaja.
Entonces no hay por dónde. Me refiero que las vidas nocturnas son las discos, la barras show, después de cabarets, no hay espacios. ¿O no es cierto? Hemos intentado cosas, yo estuve a los 16 con el canal dos, cuando se hacía acá la televisión. En vivo era el programa y se llamaba “oficina para todos”. Era televisión en blanco y negro una vez a la semana.

¿De qué trataba?
Era Aniceto Porsisoca, un programa cómico. (Llega la comida). Le voy a decir la programación que había en esa época para el artista nacional. Canal 6 y 8. Estaba los violines mágicos de Nicolás Arene, había una noche donde el señor Arene tocaba. Estaba el otro programa de Canal Cuatro, se llamaba Teatro Cómico de Don René Alfonso Lacayo. Una vez por semana presentaban una obra cómica corta, en vivo y con actores nacionales. Había otra que se llamaba Vamos al pueblo, con Eugenia Costa Rodríguez, presentaban ahí un programa de media hora, chistoso, con tintes políticos. El otro era Variedades del Seis, pero en ese tiempo se llamaba Variedades Pilsener. Había cantantes, grupos, etc. AL mediodía estaba el cóctel musical del día y otro era el Café de Don Pedro, con artistas nacionales en vivo. También había telenovelas con actores nacionales, Jorge Alberto Jiménez, Lupita Áviles, telenovela salvadoreña. Afuera de esto estaba La Roca, un night club con variedad, El Óscar, con mujeres nudistas, bailarines, cantantes, yo mismo actué como mago. En ese tiempo el artista sí que tenía oportunidades. Si no trabajaba era por que no quería. Estaba el circuito de teatros nacionales, si uno quería uno podía solicitar el teatro. Yo solicité el teatro varias veces y presenté mi show, en el Presidente y todo eso. Dígame, compare ese panaroma que le describo, en los 60, a lo que se le ofrece hoy al artista salvadoreño.

¿A qué cree que se debe eso?
A la estupidez de no darse cuenta de que el artista puede ser un rubro económico muy bueno para el país. La otra es un complejo de inferioridad tremendo, cuando yo llego a un circo y hay un mago, y eso me ha pasado muchas veces, ahí Fanci dicen, a aprender Fanci, a aprender. Tengo que soportar que me digan eso cuando estoy en un circo mexicano donde hay un mago que está en un nivel tres o cuatro veces inferior al que yo estoy. Pero como yo soy salvadoreño y aquel es mexicano yo soy el que tengo que aprender de él. Y eso es un complejo increíble… mire y ese David Copperfield sí es mago ¿verdad?, me dicen, porque él ha desaparecido la estatua de La Libertad.


Y un elefante… Y un avión.
¿Usted no se ha preguntado por qué TACA nunca me ha aceptado la oferta? Me cansé.

¿En serio?
Me cansé

¿Le dijo a TACA que se lo iba a regresar?
Y qué hacés aquí me dijeron. El cinco de julio de 1970, en Ilopango, no se había hecho algo así, y Copperfield ni había nacido. En ese tiempo era algo extraordinario, un señor en Chile lo había intentado y le había ido muy mal.

¿Se murió?
Murió. Nosotros lo anunciamos gratis, dimos a conocer el evento, me preparé por más de un año. Económicamente hice esfuerzos para montar ese acto y regalárselo a El Salvador. Otra vez fuimos a dar a La Constancia, ellos iban a sacar al mercado su famosa cerveza Barrilito, me preguntaron si yo podía hacer el acto en barril en vez de un baúl, yo dije que sí. Se entusiasman y comienzan a hablar de negocio, barrilito, barrilito. Fuimos a una reunión con ellos, estábamos sentados un compadre mío, yo, en una salita y entran todos ellos en un salón de reuniones. Al rato abre la puerta uno y dice: ¿y él de dónde es?. Entonces responde mi compadre, pues salvadoreño. Y sin cerrar la puerta, desde ahí dijo el gerente, ni siquiera tuvo el decoro, ‘de aquí dicen que es’. Después nos dijeron que no, que no podían patrocinarnos porque podía pasar una desgracia y la marca se podía ver involucrada con una mala imagen. O sea que la desgracia no podía suceder si yo no era salvadoreño. Esa es una cosa terrible, un complejo.

¿Cuando fue lo de TACA?
Fue una oferta, una promoción para ellos, no para mí. Yo le puedo incluso dar la copia de la revista que se publicó en Washington, donde mencionan esto de TACA.

¿Y qué le respondieron?
Nada. Nada. Otro día me dice un amigo, qué se te ocurre para promover este lugar. Yo le seguí el juego, qué te parece si me entierran vivo allí y que me pongan en una cosa que todo el mundo me pueda venir a ver. Qué tengo que hacer, me dijo. Como los dos necesitamos eso, le dije, no quiero pisto, sólo te pido que hagamos un boom, así se va arriba tu negocio y me lanzás a mi. ¿Y cómo comenzamos? Llamamos periodistas, convocamos una conferencia de prensa, la damos conocer. A los días nos volvimos a ver. -¿Estás seguro de que se puede hacer eso? me dice. -Sí hombre, le digo. -Es que hay varios cheros que me han dicho que tenga cuidado, me dijo. A los días le digo… ¿y qué pasó? -Es que lo estaba pensando y unos amigos… -Ah no, dije yo, lo voy a hacer por otro lado. Lo hice en el Parque Nacional de Pelota para la Federación de Béisbol.

¿Esa fue la vez que se enterró una semana?
Ajá. La gente es terrible. Es como la Feria Internacional, cuando está el artista nacional no se ha fijado que le gritan: ya, ya, ya. Terrible eso.

Nosotros necesitamos algo así para promocionar El Faro
Jajajaja.

¿Cómo fue lo de la enterrada? Sólo tenía un tubo para respirar..
No es cosa del otro mundo. No es truco de magia, es pura resistencia. Hubo un caso de una anciana que acaban de desenterrar, tenía no sé cuántos días, luego del terremoto en Paquistán. Y ella no estudió magia ni eso. Simplemente soportó y se mantuvo las condiciones sicológicas para sobrevivir. Nosotros tenemos en el cuerpo las reservas necesarias para sobrevivir, es como una especie de letargo.

¿Y qué pensaba en ese tiempo enterrado?
Ese es el punto, no pensar.

Qué, ¿sólo se dormía?
Cabal. Es un estado de letargo.

¿No se desesperó nunca?
Sólo un momentito. Fue porque se hundió un poco, llovió. Le echaron tierra y me enterraron en un ataúd, entonces cuando llovió se hundió unos centímetros, fue por momentitos, por lo demás no pasó nada.


¿Y porqué dejó de hacer actos como ese?

No, para qué.

¿Para ganar dinero?
Gano más dinero no haciéndolo. Tengo mi show ya montado, me contrata una publicidad para un producto, me invitan a una cena. O en una fiesta infantil o familiar.

Así sobrevive.

Pues sí.

¿Qué tipo de actos no repetiría?
Bueno, el del entierro ha sido el único que me ha dicho mi esposa que no repita. Cuando salimos de eso, ella me dijo: Vos sabés que te he apoyado en todo, que siempre he confiado en ti, pero esta vez se te pasó la mano. Durante 8 días, has tenido a tu familia y a todos los que te queremos en ascuas. Así que te voy a pedir que eso nunca más. Y nunca más, a pesar de que he estado a punto de perder la vida en otros momentos.

¿Cómo cuáles?
Una vez me dio un cólico en una piscina del Hotel El Salvador. Yo había ensayado con un peso de unas cadenas, y a última hora inventé meterle más cadenas y así me tiré al agua y el peso me llevó y me dio un cólico, pues el dolor no me dejaba maniobrar. Casi me ahogo, pero salí bien, no fue mucho.

Dijo varias veces, cuéntenos otra
Estábamos en Perú. Todas las noches hacíamos dos actos con mi esposa.

¿Su esposa es su ayudante?
Sí.

Ajá…
Uno es colgarme de los pies con una camisa de fuerza, en lo más alto darle fuego a la cuerda, y yo tengo que liberarme antes de que las llamas del fuego la consuman. Todas las noches hacíamos eso. Un día, en un show de la televisión de Perú, a todos nos habían robado nuestras carteras en el camerino, y no dejaron salir a nadie y llegó la policía para investigar y resultó que una bailarina de circo se las había robado. El caso es que ya era tarde para ir a la función, y cuando llegué con mi esposa ya el circo había comenzado su función. Entonces yo le dije al jefe que no había tenido tiempo de cambiarme, que esta vez me dispensara de no actuar. Nos fuimos a cenar al comedor de los artistas. Allí llegó el capataz y me dice: -Usted sí que es mago, hoy sí que me convenció. ¿Cómo supo que usted se iba a matar esta noche? -¿Y eso?, le dije. -Mire, me dijo, nosotros le damos atención a la cuerda que le dan fuego, a la otra cuerda a la que nunca le llegaban las llamas, de donde me colgaba, había un reflector muy fuerte y la había ido tostando cada día, cada día, por eso yo creo en el Altísimo, no creo en la casualidad, porque no creo haya sido una casualidad que se haya retrasado todo. Realmente lo que dijo el hombre era cierto, si esa noche me hubieran colgado me hubiera matado.

¿Cómo conoció a su esposa?
Ella cantaba con su hermana, eran un dúo, las hermanas García. Cantó como solista, uno era el tema de Canal Cuatro cuando cerraba, era la voz de ella. Grabó discos con Willie Maldonado, Fiebre Amarilla. Nos conocimos en la farándula. Hasta después que fue mi asistente.

¿Y cómo va?
Parece que somos recién casados, somos muy felices, nuestras hijas ya están grandes.

¿Económicamente le trae cuenta ser mago?
No me quejo. Si el trabajo en este país es por el arte y la cultura en sí, no por mí. Su servidor ha actuado en Hollywood Boulevard, en el mismo lugar donde Don Francisco presentó su baile la quebradita. En ese mismo lugar he actuado, como me dijo el dueño, esta pista sólo la han usado grandes, Óscar de León y gente así.

¿Por qué dejo esa vida?
Por los hijos.

¿La extraña?
La cuestión de las giras es algo inestable. Nosotros mismos tuvimos un circo de familia. Antes de que se fuera mi hijo para los Estados Unidos. Los vientos, las lluvias, eso de la carpa, fue bonito, pero… El mago no necesariamente es una ilusionista o prestidigitador, hay muchos ilusionistas que no son magos, porque sólo eso hacen.

¿Usted qué más hace?
Yo sé hipnotizar, he manejado vendado con monedas en los ojos.

¿Y puede hipnotizar a uno de nosotros?
Claro que sí.

Jajajajaja A mí nunca me han hipnotizado…
Las personas que no son hipnotizables..

Lo que le digo es que no me han hipnotizado.
Ahhh.

Pero explíquenos
Es que se dice que una persona para ser hipnotizada requiere tener un 97% de coeficiente intelectual. Es decir que una persona retrasada mental, un loco, borracho o drogado no puede ser hipnotizado. Una persona, cuanto más inteligente y lúcida es mejor, y generalmente se cree lo contrario.

¿Y adivinar el futuro?
Yo ya no hago eso. Desde el año dos mil. Si usted revisa mi trayectoria he tenido aciertos increíbles, dije antes del atentado contra Reagan, accidente aéreo en San Vicente, el duelo en la familia real inglesa, el cambio de la Unión Soviética. La enfermedad del presidente Duarte, con gran precisión el año en que se iba a firmar la paz. Nunca me ha gustado nada de los chambres de los artistas ni anunciar desastres tampoco. Lo que sí he procurado es hacer son advertencias con mi pronóstico. La nueva física cuántica ha demostrado que la vida es de posibilidades. Cualquier cosa que tenga futuro es una posibilidad, si esa cosa es nefasta y puede ser evitada genial. Advertimos de la caída de los precios del café, y qué debían buscarse alternativas agrícolas con tiempo por la crisis, pero nunca hacen caso.

¿Y los terremotos?
En el año 2000, me visitan los medios y entonces yo hago mi pronóstico. Y dije: el arcano del tarot para ese año eran dos cosas, la fragilidad para el país, y la torre rota. La mostré a las cámaras en canal 33 la torre rota. Expliqué que la torre rota tiene que ver con un poder raro que vendría sobre el país y tenía que ver con la fragilidad de este país y lo más frágil de aquí era la tierra, que podía venir un terremoto. Y ahí viene el punto, dije que las victimas podían estar en los lugares de vivienda y que si se podía evitar eso no habría muchas víctimas. El 13 de enero fue el terremoto. ¿Qué pasó? Cabal lo que dije, la gente de Las Colinas lo sufrieron y no me gustó.

¿Y por eso dejó de hacerlo?
Eso no fue todo. Resulta que con el primer terremoto el desagüe del lago de Ilopango se tapa. Como yo tengo conocimiento de la gravedad de eso, busque un artículo de un libro que se llama terremotos y desastres. Nos vamos a donde las autoridades de aquí, el presidente Flores se había ido del país. Al único que hallé fue a Héctor Silva, conseguí una entrevista con él, una reunión. Mire esto es lo que escribe don Jorge Lardé (autor del libro) dice que era un cráter, en el centro hay unas islitas que se llaman los cerros quemados, son unos islotes. Cuando el nivel del agua sube, el magma, el vapor se va por todas las grietas de abajo y donde Jorge explica que ya se había notado la relación entre el nivel de agua del lago y las catástrofes de aquí.

Usted quiere decir que anunció el otro terremoto
Donde Jorge recomienda, el trabajo es completo, es un país de mediocres aquí, dice que se debe de crear una escuela de vulcanólogos y sismólogos especializados en nuestro suelo, que se debe establecer una monitoreo permanente de Ilopango. Le dije a Silva eso y me dijo: qué hacemos. Yo le digo, muy simple, así como pedimos ayuda a las grandes potencias después de las grandes catástrofes, pidamos a los Estados Unidos que mande un cuerpo de ingenieros y en cuestión de horas. Muy bien, me dijo, me dio la mano y nada pasó, me quedé esperando. Y el segundo terremoto pasó y ahí fue el epicentro, y murieron los niños de esa escuela de San Vicente. Entonces me dije a mí mismo: Fanci nunca más, de qué sirve… Nunca hacen caso.

¿Cómo adivina el futuro?
Yo para mis pronósticos uso dos fuentes, una esotérica, y otra exotérica. La esotérica es el tarot y la exotérica es analogía histórica.

¿?
Roma con el imperio de Estados Unidos, son cosas iguales, por ejemplo, quién funda Roma, Cincinato, quién funda Estados Unidos, Washington, miembro de la orden de los cincinatos de una rama de los masones. El Estado de Cincinatti se llama así por eso. Luego el gobierno en Roma era en Monte Capitolio, luego estos hacen su capitolio, aunque eso es… pero lo más importante es todo el proceso…

La magia negra y la magia blanca, ¿cuál es la diferencia?
Es la misma. Solo es a qué consagre el conocimiento la persona, si a la luz o a la oscuridad. Eso hace la diferencia, pero el conocimiento es el mismo.

¿Ha practicado magia negra?
Pues sí, yo en mi juventud hice varios ensayos y experimentos de un montón de cosas.

¿Cómo qué?
Invocaciones, rituales, un montón de cosas.

¿Y funcionan?
Claro que funcionan, si todo está en la mente. Todo lo que es realidad mental puede ser realidad física.

¿Puede también ver el pasado?
Si, yo puedo ir a ese tiempo con cerrar los ojos, vivirlo y todo.

¿Cómo?
Se llama sueño lúcido, es un sueño controlado por uno. Lo que quiero decir que todo desapareció. Tengo la esperanza y la fe que todo lo que cayó encima se… Nosotros realmente ya no tenemos identidad. (Fanci habla de los años 30, de cuando San Salvador, dice, era el referente de la elegancia en América Central). Ahora parece que ser salvadoreño es ser vulgar.

Pero ese salvadoreño de los años 30 es una influencia de la cultura europea…
La influencia no se puede evitar, pero vivir lo que somos, en que lo nuestro se manifestará, como Pancho Lara, María de Barata. Es el tiempo en que los billetes de colón tenían pintada una carreta de bueyes, ese tiempo en que lo nuestro era… pero ahora ya no es así, a un chiquillo de ahora no lo hacés comer comida típica porque se vuelve loco por una hamburguesa o una pizza. Esa la cuestión.


Nos transformamos en algo diferente.
Pero no tenemos opciones. Viajando se da cuenta uno de eso, que en todos los lugares hay pandillas, prostíbulos, y todo lo demás, pero aquí se trata de que o voy al cine o voy al cine. Ese el punto, no hay por dónde, si tenés familia y querés culturizar, un domingo la llevás al Saburo Hirao, otro domingo al Tin Marín, otro al zoológico, eso cochino que dicen que es un zoológico, después al Museo Nacional que no es un museo sino una sala de exhibición, pero adónde las llevamos después… Hay lugares donde hay 80 mil prostíbulos, pero hay museos, Ópera, uno tiene opciones. ¿En qué dirección vamos nosotros? Los territorios son marcados por corporaciones, más que por fronteras políticas.

Suena a político…
Si , pero no partidista. Todos somos políticos, nos guste o no. Vi morir a Chocolate, hacen homenajes a Francisco Gavidia tres meses antes de morir o Álvaro Méndez Leal una semana antes de morir y en vida no tiene reconocimiento. Yo no creo en revoluciones armadas, ni en gobiernos totalitarios. Lo que necesito es que me den un menú para elegir lo que quiero.


Enviar Imprimir

 
 
Consulte el buscador de Google y encuentre las notas publicadas en
El Faro
Google
Web www.elfaro.net
 
 
  + NOTICIAS
El Faro
Sergio Arauz y Alexis Henríquez
César Castro Fagoaga
El Faro
Lea también:
  El consumo y las remesas empujaron la economía en 2006
Los especiales de El Faro en 2006
El Faro

Plática con Santa Claus

 
 
 
Escribir carta
Leer cartas enviadas
 

 

                                                     Consulte el buscador de Google y encuentre las notas publicadas en El Faro
 

EL FARO.NET (Apartado Postal 884 , San Salvador, El Salvador)
Dirección: Bulevar del Hipódromo, Edificio 237, Cuarta Planta,
Zona Rosa, Colonia San Benito, San Salvador, El Salvador.C.A.
Teléfono:(503) 22 45 64 69, Teléfono-Fax:(503) 22 98 04 80
Todos los Derechos Reservados. - Copyright©1998 - 2006
Fundado el 25 de Abril de 1998