San Salvador, 09 - 15 de julio de 2007
NOTICIAS
INTERNACIONALES
OPINIÓN
ENCUENTROS
EL ÁGORA
PLÁTICAS
CARTAS
ESPECIALES
EDICIÓN ANTERIOR
ARCHIVO
SUSCRIBIRSE
RSS EL FARO
 
 

OPINIÓN

Daniel Ortega: Navegando en dos aguas

Carlos F. Chamorro
[email protected]
Publicada el 22 de enero - El Faro

Enviar Imprimir
La toma de posesión presidencial de Daniel Ortega empezó con dos señales reveladoras sobre las prioridades del nuevo gobierno. La primera fue la invitación al ex presidente reo Arnoldo Alemán, sentenciado a 20 años por corrupción, quien debutó en un evento oficial.

Para muchos fue una vergüenza nacional, una bofetada para nuestras instituciones, y especialmente para la justicia. Para el nuevo gobierno del FSLN, se trata de una indicación de su política doméstica: la continuidad del pacto, la subordinación de la justicia al interés partidario, y sobre el todo la intención de oxigenar políticamente a Alemán como parte de su estrategia para mantener la división de la derecha entre el PLC y ALN.

La segunda señal, fue el retraso del acto hora y media, en espera de la llegada del Presidente de Venezuela Hugo Chávez. Todo mundo entendió que Chávez hizo un gesto extraordinario al viajar a Nicaragua el mismo día de su propia toma de posición. Pero al retrasar el acto institucional al que asistieron otros 13 jefes de estado y más de 60 delegaciones internacionales, Ortega envió un mensaje claro sobre el orden de sus prioridades en política exterior. De ahí en adelante, durante las 48 horas en que Chávez permaneció en Nicaragua dominó la escena como actor principal, relegando incluso a nuestro Presidente al papel de actor secundario.

Otro dato revelador sobre el nuevo estilo presidencial marcadamente personalista, que resalta la figura del mandatario por encima de las instituciones, ha sido el tratamiento brindado al gabinete de gobierno. Ortega juramentó a los mandos de la policía y el ejército, refiriéndose a cada alto oficial por su nombre y cargo institucional con una clara intencionalidad política; pero no se molestó por investir a su propio gabinete en un acto similar. Bastó un juramento en grupo, y un comunicado 24 horas después, para revelar la composición del gabinete.

Un equipo de gobierno que tiene sus propias luces y sombras, predominando en su composición, como es lógico, el factor de confianza personal de parte del Presidente, pero muy distante del proclamado gobierno de “unidad y reconciliación”.

En su discurso inaugural, Ortega exhibió la misma retórica que mantuvo en su campaña electoral: ese pragmatismo pendular, con el que critica las políticas neoliberales de los últimos gobiernos, con los que ha cogobernado, y a la vez apela a lograr un acuerdo con el FMI; cuestiona los términos del CAFTA, sin romper con el acuerdo, y ahora endosa su alternativa estratégica, el ALBA con Venezuela, Cuba y Bolivia, que mantienen su propio discurso antiimperialista de “ruptura” con el sistema.

A partir de ahora, ha quedado claro que la estrategia internacional de Ortega apunta a “navegar en dos aguas”, las del CAFTA y las del ALBA. El primer acuerdo (CA y EEUU) representa más del 60% de nuestras exportaciones, el segundo menos del 1% de las exportaciones, pero conlleva una extraordinaria cooperación económica gubernamental de Venezuela. No hay contradicción económica aparente para el interés de Nicaragua, entre ambos proyectos, aunque tengan signos políticos contrarios. Incluso, la reacción del Departamento de Estado de Estados Unidos ha sido muy madura y constructiva.

Lo que deberá analizarse, cuando se divulgue la letra menuda de los acuerdos con Venezuela, es si éstos le otorgarán al gobierno más flexibilidad para negociar con el FMI, o si por el contrario, un incremento del endeudamiento estatal podría convertirse en un obstáculo para facilitar un acuerdo. Y por el otro lado, esta masiva ayuda externa impondrá una prueba para el nuevo gobierno en materia de eficiencia y transparencia en su ejecución, que seguramente será vigilada por la ciudadanía organizada, la prensa y la sociedad civil.

En cualquier caso, la pregunta clave es si la política oficial de “navegar en dos aguas” significa una audaz y novedosa estrategia de largo plazo o solamente un atajo coyuntural, mientras el Presidente establece sus nexos con su polo ideológico preferencial. ¿Se alineará Ortega en política exterior con Venezuela y con Irán, o tendrá acaso la determinación de mantener una política autónoma e independiente? ¿Ampliará Ortega su estrategia priorizando las relaciones con la Unión Europea, un actor económico y político virtualmente ignorado en su toma de posesión, que ofrece un camino diferente al CAFTA y el ALBA? Pronto lo sabremos.

La otra incógnita es hacia adónde apunta el proyecto político doméstico del presidente Ortega.  ¿Acaso su intención es únicamente reivindicarse como gobernante y con el apoyo del 38% del electorado hacer una buena labor para toda la nación, o hay detrás un proyecto de acumulación de poder partidario y personal, y de perpetuación en el poder?

La próxima semana va a la Asamblea la propuesta de ALN de prorrogar la Ley Marco por un año. Y aunque ALN y el MRS sostienen que se trata de una oportunidad para desmontar el pacto y hacer reformas constitucionales democráticas, Ortega ha dicho que tiene su propia idea sobre lo que deben ser esas reformas, adelantando que quiere una “democracia directa”. Un concepto en apariencia muy progresista, pero la experiencia del pacto con el PLC demuestra que representa un eufemismo, para disfrazar un esquema de poder partidario y personal sin ningún control institucional.

El otro tema que ya empieza a emerger en las proyecciones de mediano plazo es la reelección presidencial. Mientras un amplio sector de la población demanda que se establezca la no reelección absoluta, para vacunarnos contra el caudillismo y los poderes autocráticos, es evidente que la reelección forma parte de la agenda estratégica del FSLN y del PLC, mientras este partido siga dominado por el caudillo Arnoldo Alemán.

Y si por la víspera se saca el día, el elocuente discurso del presidente Chávez en el acto de la UNI, remarcando su obsesión con la reelección indefinida y el rechazo tajante a la democracia representativa, evidencia que en el proyecto del ALBA los aspectos económico-sociales están imbricados con un fuerte componente político-ideológico. ¿Cuál es la posición de Ortega al respecto? Tampoco lo sabemos. Pero si el Presidente le interesa contar con un apoyo nacional para su estrategia de “navegar en dos aguas”, resulta imprescindible que primero defina cuáles son sus compromisos políticos con el ALBA, para dilucidar las implicaciones de esta alianza ante el imperativo nacional de la consolidación democrática.

Los plazos políticos para descifrar el rumbo del gobierno de Ortega cubren casi dos años, desde la próxima discusión de la Ley Marco hasta las elecciones municipales del próximo año. Probablemente entonces conoceremos a fondo los alcances de su proyecto político. En lo económico, en cambio, los plazos son más cortos, pues el gobierno debe explicitar con prontitud su programa económico para negociar en este primer trimestre del año con el Fondo Monetario Internacional. De manera que en los próximos meses Ortega debe enviar mensajes claros, que impactarán en el ciclo productivo y el proceso de inversión en el 2008.

Por el momento hay muchas más preguntas que respuestas, pero en apenas los primeros tres días de gobierno ya se ha empezado a delinear el nuevo estilo presidencial.

Enviar Imprimir

 
 
Consulte el buscador de Google y encuentre las notas publicadas en
El Faro
Google
Web www.elfaro.net
     
 

+ OPINIÓN

[ EDITORIAL ]
Quince años después
El Faro
[ COLUMNA TRANSVERSAL ]
El enigma de la página perdida del discurso presidencial
Paolo Lüers
[DESDE LA ACADEMIA ]
La resaca del aniversario
Ricardo Ribera
[ OPINIÓN ]
Paz, poética y diversidad cultural
Rafael Lara-Martínez
[ GUAYUNQUIANDO ]
Pasado perfecto del verbo “tizar”
Guayo Molina
[ LA BUHARDILLA ]
El santoral de la economía
Federico Hernández
[ OPINIÓN ]
¿Dónde debería estar uno de los firmantes?
Benjamín Cuellar
[ DE AQUÍ, DE ALLÁ ]
Las preguntas sobre el arte
Álvaro Rivera Larios

[ EL MIRÓN ]
Los chamanes, la revolución del poncho y el declive del imperio americano
Luis Fernando Valero

[ OPINIÓN ]
Memorias de paz
Carlos Dada

Plática con Óscar Ortiz

 
 
 
Escribir carta
Leer cartas enviadas
 

 

                                                     Consulte el buscador de Google y encuentre las notas publicadas en El Faro
 

EL FARO.NET (Apartado Postal 884 , San Salvador, El Salvador)
Dirección: Bulevar del Hipódromo, Edificio 237, Cuarta Planta,
Zona Rosa, Colonia San Benito, San Salvador, El Salvador.C.A.
Teléfono:(503) 22 45 64 69, Teléfono-Fax:(503) 22 98 04 80
Todos los Derechos Reservados. - Copyright©1998 - 2006
Fundado el 25 de Abril de 1998