San Salvador, 09 - 15 de julio de 2007
NOTICIAS
INTERNACIONALES
OPINIÓN
ENCUENTROS
EL ÁGORA
PLÁTICAS
CARTAS
ESPECIALES
EDICIÓN ANTERIOR
ARCHIVO
SUSCRIBIRSE
RSS EL FARO
 
 

EDITORIAL

El talón de Chávez

El Faro
[email protected]
Publicada el 15 de enero - El Faro
Enviar Imprimir

La indiscutible reelección del presidente venezolano Hugo Chávez le ha dado la fuerza para continuar con su revolución bolivariana en Venezuela, anunciando el inicio del “Socialismo del Siglo XXI” y nuevas medidas que pretenden poner en sus manos lo poco que aún no controla.

Su reciente y acalorado anuncio del cierre de una estación de televisión, Radio Caracol TV, ha despertado protestas en todo el mundo por la amenaza que supone a la libertad de expresión.  El gobierno venezolano ha dicho que no renovará las licencias para RCTV en frecuencias públicas porque se ha negado a someterse a las nuevas leyes de información, que el gobierno chavista inventó para poder castigar a sus opositores por utilizar los medios de comunicación para criticarlo.

En Venezuela, los medios de comunicación son casi todos nefastos.  La oposición los ha puesto al servicio de sus elucubraciones más viscerales y el gobierno los ha utilizado con los mismos objetivos.  No es extraño ver en Globovisión las criticas más absurdas y los insultos más descarados al presidente, sin sustento y abiertamente propagandísticas.

RCTV y su presidente, Marcel Granier, son acusado por Chávez de haber participado en el levantamiento que lo derrocó brevemente en 2002. Y ahora de ir en contra del artículo 58 de la Constitución bolivariana, que pretende garantizar a los ciudadanos información veraz y precisa.  Si este es el caso, Chávez está obligado a cerrar también los canales estatales, como Venezolana de Televisión, que se ha convertido ya en la máxima exponente de la información burda, la propaganda descarada y el espacio para que los funcionarios más mediocres del gobierno despotriquen con insultos contra la oposición.  

De lo contrario, lo que busca el presidente venezolano no es hacer valer las leyes, sino abusar de su poder para cerrar un canal que le estorba, un acto típico de los regímenes autoritarios y no de las democracias, que se burla de la institucionalidad.

El mandatario también ha anunciado que retomará el control del Banco Central de Venezuela, una de las pocas instituciones que aún gozan de cierto nivel de autonomía.  Es una medida muy riesgosa, en tanto del Banco Central dependen los reportes financieros del país, y cuya credibilidad es necesaria para los inversionistas y los movimientos bursátiles internacionales.  Ya en los meses anteriores, el gobierno ha intentado desmentir los reportes de inflación del Banco Central argumentando que los cálculos están mal hechos y que es necesario utilizar una nueva fórmula, que deja mejor parado al Ejecutivo. 

Aunado a ello, Chávez ha cantado también la privatización de la única empresa de telefonía fija, CANTV, actualmente en manos de la corporación estadounidense Verizon, y revelado sus intenciones de expandir el control estatal sobre aquellas empresas privadas con actividades en el sector de hidrocarburos.

Son, todo ello, muestras de un gobierno que ha conseguido hábilmente el apoyo popular, y que ha llevado a cabo importantes obras en el terreno de lo social que han mejorado mucho la vida de los más desprotegidos.  Pero que ahora, tras ocho años en el gobierno, comienza abiertamente a mostrar su autoritarismo. Esperamos que el presidente Chávez cumpla con su promesa de rechazar cualquier tipo de dictadura en Venezuela, y que su poder sea controlado por las instituciones encargadas de manera independiente y transparente.  La otra promesa de Chávez, la de acabar con la corrupción, hasta ahora no ha sido más que una declaración.  En vez de sentarse a planificar cómo cerrar estaciones de televisión o revertir privatizaciones, el mandatario venezolano debería estar limpiando su propia casa, que está bastante sucia.

Enviar Imprimir

 
 
Consulte el buscador de Google y encuentre las notas publicadas en
El Faro
Google
Web www.elfaro.net
     
 

+ OPINIÓN

[ EDITORIAL ]
Quince años después
El Faro
[ COLUMNA TRANSVERSAL ]
El enigma de la página perdida del discurso presidencial
Paolo Lüers
[DESDE LA ACADEMIA ]
La resaca del aniversario
Ricardo Ribera
[ OPINIÓN ]
Paz, poética y diversidad cultural
Rafael Lara-Martínez
[ GUAYUNQUIANDO ]
Pasado perfecto del verbo “tizar”
Guayo Molina
[ LA BUHARDILLA ]
El santoral de la economía
Federico Hernández
[ OPINIÓN ]
¿Dónde debería estar uno de los firmantes?
Benjamín Cuellar
[ DE AQUÍ, DE ALLÁ ]
Las preguntas sobre el arte
Álvaro Rivera Larios

[ EL MIRÓN ]
Los chamanes, la revolución del poncho y el declive del imperio americano
Luis Fernando Valero

[ OPINIÓN ]
Memorias de paz
Carlos Dada

Plática con Óscar Ortiz

 
 
 
Escribir carta
Leer cartas enviadas
 

 

                                                     Consulte el buscador de Google y encuentre las notas publicadas en El Faro
 

EL FARO.NET (Apartado Postal 884 , San Salvador, El Salvador)
Dirección: Bulevar del Hipódromo, Edificio 237, Cuarta Planta,
Zona Rosa, Colonia San Benito, San Salvador, El Salvador.C.A.
Teléfono:(503) 22 45 64 69, Teléfono-Fax:(503) 22 98 04 80
Todos los Derechos Reservados. - Copyright©1998 - 2006
Fundado el 25 de Abril de 1998