San Salvador, 22 - 28 de octubre de 2007
NOTICIAS
INTERNACIONALES
OPINIÓN
ENCUENTROS
EL ÁGORA
PLÁTICAS
CARTAS
ESPECIALES
EDICIÓN ANTERIOR
ARCHIVO
SUSCRIBIRSE
RSS EL FARO


Tecnología
Libros
Revistas
Computadoras
Salud
 

MUCHI XUJXUCHIT
De poesía náhuat salvadoreña
(Parte II de IV)

Rafael Lara-Martínez
[email protected]
Publicada el 01 de enero - El Faro
Enviar Imprimir

A esta transposición de lo azteca a lo griego ——al arquetipo universal— se añade la falta de sensibilidad sobre la cuestión de la mujer.  Si proseguimos la interpretación del feminismo angloamericano (Kay A. Read y Camilla Townsend (2006)), la escuela clásica mexicana como su crítico inicial —John Bierhorst quien publicó la primera traducción integral de los Cantares mexicanos a una lengua occidental, el inglés (1985)— carecen de delicadeza por el asunto femenino.  La discusión se centra en la interpretación del cantar LXXXIV intitulado “Chalcacihuacuicatl”, “Cantar de las mujeres chalcas”.  He aquí una transcripción del fragmento semifinal en dos versiones anteriores al debate feminista en curso.

Nahuil ilama namonan,
ni cahualilama ni ihcpichilama
ipan nonchihua o nichalcotlacatl, aha ili.
ni mitz ahuiltico noxochinenetzin,
noxochicamapal nenetzin.  Yya ohuiya.
Ye no quelehuia in tlatohuani
In Axayacaton xic hual itta,
No xochitlacuilo ma ton xic hual itta,
Noxochitalcuilol chichihualtzin.  Ohuiya

Yo soy una vieja mujer de placer,
 yo soy la madre de ustedes;
soy una vieja abandonada, soy una vieja sin jugo.
eso es lo que hago, y soy mujer de Chalco. 
Yo te vine a dar placer, florida vulva mía,
paladarcito inferior mío.
Tengo gran deseo del rey Axayacatito…
Mira por favor mis cantaritos floridos,
Mira por favor mis cantaritos floridos:
¡son mis pechos! (Garibay, Poesía náhuatl, vol. 3, 1968: 60).

Nahuilylama namoman nicahualylama nichpochylama ypan nochihua o nichalcotlacatl aha a ili nimitzahuiltico noxochinenetzin noxochicamopalnenetzin yyaho ohuia. 
Ye no quelihuia in tlatoani in Axayacaton xiquilitta nosxochitlacuilolmaton        xiqualitta noxochitlacuilolchihualtzin oohuia.

I that am your mama am an old whore.  I that am a Chalcan a rejected old woman,    pretending to be an old maiden lady.  I’ve come to pleasure you, my flower, my          dolly!  My flower, my brownie, my dolly!  [Yo que soy vuestra madre, soy una            vieja puta. Yo que soy chalca, una vieja mujer rechazada, pretendiendo ser     una vieja señora solterona.  ¡He venido a darte placer, mi flor, mi muñeca!  ¡Mi             flor, mi galletilla, mi muñeca!].

And little king Axayacatl desires it too!  Come to these flowers paintings, these,          my baby soldiers [or my little arms]!  Come to these flowers paintings, these, my      dear creations [or my breasts]!  [¡Y el reycito Axayacatl también lo desea!  ¡Ven    a estas pinturas floridas, éstos, mis tiernos soldados [o mis pequeños brazos]!             ¡Ven a mis pinturas floridas, éstas, mis queridas creaciones [o mis pechos]!

Now reaching the depth of self-abuse, I regard myself as a worthless old whore, capable of no more than pleasuring my own “flower” [.i.e.] vulva (But “pleasuring my flower” also means “produce my revenants”.  And Axayacatl, as a lover, is interested in my “flower” after all [or as a warrior he is interested in combat] (Bierhorst, Cantares             mexicanos, folio 73v:11, 1985: 390-391 y 506).  [Ahora alcanzado el límite del auto-abuso, me concibo como una vieja puta sin valor, sólo capaz de darle placer a mi “flor” [esto es] a mi vulva (Pero “placer de mi flor/vulva” también significa “producir mis almas desaparecidas”.  Y a Axayacatl, como amante, le interesa mi “flor” a pesar de todo [o como guerrero le interesa el  combate]).

Al lector de apreciar la diferencia entre las diversas transcripciones —una versificada, otra literal— y juzgar el contraste entre las glosas, una en castellano y dos en inglés.  Para Bierhorst “placer de mi flor/vulva” significa “producir el retorno de los desaparecidos”; así se provoca el inicio del canto en el poeta poseído por el espíritu de un ancestro que desciende y habita su cuerpo, en este caso, el de una vieja concubina relegada por uno de los nobles dirigentes aztecas, Axayacatl (1469-1481).  “Soy una chalca” denota que el poeta-poseso encarna la figura de esa antigua mujer oprimida, más que su lectura literal. 

Por esta traducción, el estadounidense niega que existan reyes poetas, cual lo intuye Garibay (vol. 2, 1971: 382): “cabe en lo posible que se pongan estos poemas [de Nezahualpilli] en sus labios por pura ficción del poeta [colonial] autor de ellos”.  Más bien,  Bierhorst atribuye la creación de la poesía náhuatl a un poeta-poseso colonial que evoca las glorias de antepasados desaparecidos.  Un título como “Cantar de Netzahuacoyotl” —que para León-Portilla significa “Cantar escrito por Netzahualcoyotl”— para Bierhorst se lee igual que “Cantar del Mío Cid”, es decir, “Cantar en honor a Netzahualcoyotl”.

Prosiguiendo el trabajo del Bierhorst, el italiano Amos Segala (1990: 223-226) acentúa el paralelismo entre “conquista guerrera y conquista sexual”, así como la analogía entre “hombres destinados al sacrificio, los cantos de los poetas y los atractivos de las mujeres”.  Por una “simbiosis semántica”, se identifican “el acto sexual y la celebración ritual”, “la guerra entablada y el poema”.  Ya León-Portilla reconoce que “la alegradora” —la prostituta— que “con su cuerpo da placer […] como las flores se yergue […] preciosa flor de maíz tostado” (1994: 70).  Antes siquiera de abordar el debate feminista actual, la noción del florilegio oscila desde su sentido metafísico hacia una política sexual, ya que su mención remite a la “vulva” de la mujer violada por el conquistador militar. 

Lea además:

 

Enviar Imprimir

 
 
Consulte el buscador de Google y encuentre las notas publicadas en
El Faro
Google
Web www.elfaro.net
     
 

+ OPINIÓN

[ EDITORIAL ]
Por el año que comienza
El Faro
[ COLUMNA TRANSVERSAL ]
Gracias al barrio
Paolo Lüers
[ OPINIÓN ]
Consideraciones sobre la minería de metales en El Salvador
Andrés McKinley
[ OPINIÓN ]
Red Solidaria en la vorágine política
Cecilia Gallardo

[ OPINIÓN ]
 La reforma electoral y tareas de la Asamblea frente a las elecciones de 2009
Claudia Umaña

[DESDE LA ACADEMIA ]
EL AÑO HISTÓRICO DE 1968
Diez acontecimientos que cambiaron el mundo
(Parte VI)

Ricardo Ribera
[ EL MIRÓN ]
Los dos caminos de Ibero América

Luis Fernando Valero
[ DE AQUÍ, DE ALLÁ ]
Escribir el mismo artículo
Álvaro Rivera Larios
[ OPINIÓN ]
MUCHI XUJXUCHIT
De poesía náhuat salvadoreña
(Parte II de IV)

Rafael Lara-Martínez
[ OPINIÓN ]
Los editoriales de El Faro
El Faro

Plática con Santa Claus

 
 
 
Escribir carta
Leer cartas enviadas
 

 

                                                     Consulte el buscador de Google y encuentre las notas publicadas en El Faro
 

EL FARO.NET (Apartado Postal 884 , San Salvador, El Salvador)
Dirección: Bulevar del Hipódromo, Edificio 237, Cuarta Planta,
Zona Rosa, Colonia San Benito, San Salvador, El Salvador.C.A.
Teléfono:(503) 22 45 64 69, Teléfono-Fax:(503) 22 98 04 80
Todos los Derechos Reservados. - Copyright©1998 - 2006
Fundado el 25 de Abril de 1998