San Salvador, 25 de junio - 01 de julio de 2007
NOTICIAS
INTERNACIONALES
OPINIÓN
ENCUENTROS
EL ÁGORA
PLÁTICAS
CARTAS
ESPECIALES
EDICIÓN ANTERIOR
ARCHIVO
SUSCRIBIRSE
RSS EL FARO
 
 

OPINIÓN / EL MIRÓN

Carta abierta a mi vecino Paulo Lüers

Luis Fernando Valero
[email protected]
Publicada el 14 de agosto - El Faro
Enviar Imprimir

Leyendo su artículo de la semana pasada me sentí muy identificado con sus argumentos y viendo sus citas y fechas creo que somos de la misma hornada, año más arriba, año más abajo. Yo soy del año en que terminó la “guerra incivil” en España y comenzó el caos genérico en el mundo con la invasión de Polonia por Hitler.

Por eso estos párrafos suyos: “Yo me hice revolucionario en los años sesenta. Las imágenes y las hazañas de Fidel, Che y Camilo me cambiaron la vida para siempre. Dejé de soñar con una carrera en la industria cultural para la cual me estaba preparando, porque los cubanos me habían despertado un sueño mucho más bello: el de la emancipación del hombre de la represión, de la ignorancia, de las limitaciones impuestas por el poder. La revolución cubana correspondió a este sueño que compartimos toda una generación, no sólo en América Latina, sino en el mundo entero”.

Me recuerdan mi juventud y mis ideales, llegué a El Salvador en 1966 y allí viví los mejores años de mi vida creyendo en algunas de las cosas que usted señala excelentemente y también que ha narrado Mario Vargas Llosa en su última novela “Travesuras de la niña mala”.

Tristemente Paolo nos han engañado tanto, nos han decepcionado tanto, nos han mentido tanto que yo ya no tengo tanta esperanza como usted “Tal vez sea ingenuo, pero sigo soñando que en Cuba, una vez que muera Fidel, colapse el aparato totalitario comunista y que quede con vida y agarre nueva fuerza una izquierda progresista, antiautoritaria,...”

Creo que estas gentes, donde incluyo a los sandinistas, montoneros, apristas, peronistas, efemelenistas, farcistas, zapatistas, etc. en verdad se han cargado la posibilidad de regenerarse y han calcinado lo bueno que muchas gentes tuvieron y puedan tener. Lamentablemente, ¿dígame una, una sola tierra, país, zona, región del mundo? en donde esas maravillosas ideas, que usted y yo, compartimos hayan cuajado en esa sociedad que usted y yo señalamos. Yo no veo ninguna y no las veo porque cuando llegan “a tocar poder”, que en ocasiones es mucho como Fidel o poco como los efemelenistas se convierten en personas que pierden el oremus porque o tienen mucho o las miserias que llegan a gozar los obnubilan por la impresionante carencia de valores que han acumulado en llegar a ser “algo”. Han tenido que traicionar y vender a personas, muchas, más válidas que ellos e incluso asesinar a auténticos líderes, de ambos sexos, muchos mejores que ellos que no les permitían hacer sus locuras y sus sevicias.

Me queda un rescoldo que usted señala en: “Sólo queda un camino: la transición hacia la izquierda. Y para esto, los cubanos podrían contar, nuevamente, con la solidaridad de los millones que no hemos enterrado el sueño de la emancipación de los hombres”.

Yo no la he enterrado, la esperanza es lo último que se pierde, de aquí esta carta, pero creo, viendo lo que vemos en el mundo de hoy, que nos están gobernando los últimos del curso, a nivel mundial y ya no digamos en Hispanoamérica que ni al curso llegaron algunos y por eso hoy ibero América es una baratija sin ningún valor que engaña al incauto y sirve para que una vez más la izquierda nostálgica de la “civilizada” Europa se refugie en la nostalgia de tiempos mejores que la juventud les hizo vivir y que ya en la vejez, ya vemos a donde nos lleva, a que el líder que liderará, la liderable consolidación de la revolución sea un “missing”, perdido “joven” revolucionario de cinco años menos que el decrépito líder de los lideres que en el mundo haya habido.
Y nadie, así, nadie. Ningún joven en Cuba, que es donde debería haberlo osa decir nada, ¿por qué Paolo? Porque esta revolución que ilusionó a los jóvenes en tiempos ha castrado, domesticado, adormecido, drogado a una juventud que sí, todos han pasado por el curso, como nadie en Hispanoamérica, se canta las excelencias de la educación Cubana, que conozco. He estado varias veces en Cuba y cada vez me llevaba libros y libros de educación ya que ella es mi profesión. Esa educación no ha hecho personas libres, honestas, críticas, sinceras que piensen por su cuenta y sean capaces desde la lealtad de pensar por su cuenta, corregir errores y proyectar el futuro hacia lo que se necesita en un mundo globalizado, en donde el otro peligro, el pensamiento único y políticamente correcto empieza a generar excelentes adictos, que se lo pregunten a Fukiyama y aláteres, dónde Bush y su cohorte son los sumos sacerdotes.

Estamos jodidos Paolo, cada día nos va quedando menos espacio, Foucault, McIntyre, Derrida, Bloom, Rorty, Hughes, Bourdieu, Revel.., Cada uno con su música nos han ido señalando que esto no camina, otro mito se derrumba, pero el sueño es una cosa y la realidad es otra y en nuestra amada Hispanoamérica, de usted y mía y de muchos más, donde dejamos los mejores años de nuestra juventud enseñando a los que no sabían leer y dándoles armas para que pensaran por su cuenta hoy vemos, con inmensa tristeza, que el continente se ha convertido en una baratija, que tiene lideres que malgastan el dinero en héroes populistas y lo que es peor, mucha juventud creen en ellos.

Tengo un alumno venezolano que día si día no, me inunda de discursos de su prohombre actual, su presidente, hoy navegando por el mundo diciendo las cosas que dice y al que desafortunadamente mucha, demasiada juventud le sigue.

En fin Paolo, perdóneme el atrevimiento de esta carta, por supuesto, que de lo acá expuesto, soy el único responsable, me atreví a usar el recurso literario de la carta abierta pues me sentí muy de acuerdo con usted y deseaba señalar estas cosas.

Sinceramente su vecino que le lee religiosamente cada semana.

Enviar Imprimir

 
 
Consulte el buscador de Google y encuentre las notas publicadas en
El Faro
Google
Web www.elfaro.net
     
 

+ OPINIÓN

[ EDITORIAL ]
Por el año que comienza
El Faro
[ COLUMNA TRANSVERSAL ]
Gracias al barrio
Paolo Lüers
[ OPINIÓN ]
Consideraciones sobre la minería de metales en El Salvador
Andrés McKinley
[ OPINIÓN ]
Red Solidaria en la vorágine política
Cecilia Gallardo

[ OPINIÓN ]
 La reforma electoral y tareas de la Asamblea frente a las elecciones de 2009
Claudia Umaña

[DESDE LA ACADEMIA ]
EL AÑO HISTÓRICO DE 1968
Diez acontecimientos que cambiaron el mundo
(Parte VI)

Ricardo Ribera
[ EL MIRÓN ]
Los dos caminos de Ibero América

Luis Fernando Valero
[ DE AQUÍ, DE ALLÁ ]
Escribir el mismo artículo
Álvaro Rivera Larios
[ OPINIÓN ]
MUCHI XUJXUCHIT
De poesía náhuat salvadoreña
(Parte II de IV)

Rafael Lara-Martínez
[ OPINIÓN ]
Los editoriales de El Faro
El Faro

Plática con Santa Claus

 
 
 
Escribir carta
Leer cartas enviadas
 

 

                                                     Consulte el buscador de Google y encuentre las notas publicadas en El Faro
 

EL FARO.NET (Apartado Postal 884 , San Salvador, El Salvador)
Dirección: Bulevar del Hipódromo, Edificio 237, Cuarta Planta,
Zona Rosa, Colonia San Benito, San Salvador, El Salvador.C.A.
Teléfono:(503) 22 45 64 69, Teléfono-Fax:(503) 22 98 04 80
Todos los Derechos Reservados. - Copyright©1998 - 2006
Fundado el 25 de Abril de 1998