CANALES RSS
:: PUBLICIDAD ::





 

NOTICIAS

Entrevista con María Isabel Rodríguez, rectora de la Universidad de El Salvador

“Sabemos que para la universidad hay un programa de paros, de cierres, este año”

Acepta que las autoridades de la Universidad de El Salvador no pueden detener a los supuestos grupos de estudiantes que se toman el campus en protesta, pero denuncia que no pueden hacerlo porque estos grupos están recibiendo apoyo de organizaciones y personas de movimientos políticos más grandes de fuera de la institución.
La rectora, que hace un año perdió la batalla en contra de estos mismos grupos -por un crédito millonario que fortalecería a la institución-, ahora dice que antes de dejar su cargo emprenderá una campaña para desenmascarar a los líderes que, según plantea, pretenden utilizar a la institución como instrumento político.

Daniel Valencia
[email protected]
Publicada el 05 de marzo - El Faro

Enviar Imprimir  

Las tomas de la universidad, para que se acepte el ingreso aspirantes que no pasaron la prueba, no es nada nuevo. Ha pasado desde hace varios años.
Pero en este caso ya se había hecho un segundo examen, se les dio cursos para la prueba a los muchachos. La toma cayó como un rayo en cielo sereno. Tuvieron que hacer un gran esfuerzo para justificar el movimiento. La prueba es que en esta, el estudiantado general no los siguió.

Este año, ¿cuántos estudiantes, según los cálculos de la universidad, se podían admitir?
Póngale que siete mil 300, más o menos.

¿Cuántos ingresaron?
Alrededor de 10 mil 500.

¿Estos tres mil estudiantes más tampoco pasaron la prueba?
Hay una combinación: no pasaron la prueba y ampliaron a carreras que ya sobrepasaron su capacidad. Por ejemplo, idiomas.

Queda comprobado, de nuevo, que a las autoridades estos grupos siempre les doblegan el brazo.
No me gusta la palabrita “doblegar el brazo” jajaja pero es bueno mencionarla. Diría yo que sí. Como no tenemos una respuesta integral, educativa, al problema hacemos parches. No hay duda.

¿No tienen el poder para sancionar a estos estudiantes?
Sí.

¿Por qué no se hace? ¿Cuál es la dificultad?
La dificultad son los propios organismos de la universidad que impiden que se haga. En este caso, el Consejo Superior Universitario ya tomó la decisión de que se sancione. ¿Lo puede hacer el consejo? No. La ley orgánica establece que sólo las juntas directivas de las facultades pueden sancionar. ¿Qué ha hecho el consejo? Ha pedido a estas juntas directivas investigar y sancionar a los involucrados. Ha pedido que abran los expedientes para aplicar las medidas disciplinarias. Esto lo tienen que hacer en esto días.

¿Y se hace?
En las negociaciones anteriores todo termina en que las autoridades se comprometen a no imponer represalias. Esta vez eso no se ha hecho. Y la mayoría de los estudiantes están de acuerdo. Yo espero que pongan las medidas disciplinarias. Luego viene todo un proceso –defensoría universitaria- que a ver en qué para.

La universidad no permite el ingreso de la policía…
Eso es un error.

¿El mecanismo de seguridad de la universidad no puede impedir esta toma?
Es una buena pregunta que yo hago a los custodios. Ellos se pliegan al estudiante, le entregan las llaves. Ellos son parte del proceso. Expresan temor: miedo a que los golpeen, represalias… hay muchas excusas.

¿Los vigilantes son contratados a empresas privadas?
No. Ese es un gran problema. Algunas facultades sí tienen seguridad privada, pero es que en la universidad ese es un tema (empresa privada) que no se puede ni mencionar porque entonces, dicen, ya queremos privatizar a la institución.

A diferencia del préstamo con el BID, no fue la supuesta privatización.
La petición que supuestamente motivó a la toma, ya había sido resuelta por la Facultad de Ciencias y Humanidades. Ya se había decidido aceptar a los 255 estudiantes que sirven de base para la negociación.

¿Cuándo?
El día lunes. El martes tenían planificado una reunión con el grupo estudiantil que solicitaba eso.

¿No se les informó?
Según ellos no sabían, pero ¿por qué no esperaron la respuesta? La respuesta es que eso es una excusa. Había razones para buscar una justificación a una toma que no es precisamente la lucha por el ingreso, porque eso se iba a resolver el día siguiente. De hecho, el acuerdo que se toma es el mismo que ya había dado la facultad de Ciencias y Humanidades.

¿Entonces, por qué fue la toma?
Está íntimamente vinculado con una serie de personas que han tratado de introducir en la universidad sus propios intereses para crear inestabilidad. Por otra parte, las asociaciones estudiantiles cuando han luchado en una situación como ésta, responden a un apoyo de todas las asociaciones. En este caso fue todo lo contrario.

¿No había apoyo?
Las asociaciones legalmente establecidas y la mayoría de los estudiantes de la universidad no fueron parte de esto. Usted los habrá visto, estaban fuera de la universidad. Y yo les dije a esas personas, cuando entregué el acuerdo del consejo, pero ustedes son un movimiento pequeño. Están solos. No, me dijeron, detrás de nosotros está el movimiento social.

¿Qué grupo organizó la toma?
Estaban encapuchados… no se identificaron, pero detrás había una logística muy grande. Había entrada de alimentos para ellos, sábanas, etcétera. Esto estaba bien montado. ¿Qué grupos se movieron y se están moviendo de fuera de la universidad para introducir caos dentro de la universidad?

¿Caos para qué?
En estos momentos la universidad está a la entrada de un proceso electoral para la renovación de autoridades. No debería de ser este el camino para crear acciones conflictivas, todo lo contrario. Debería ser el momento para reflexionar qué tipo de universidad buscamos y qué tipo de personas pueden dirigir hacia este propósito. Y no pensar como algunas personas que andan ahí creyendo que son candidatos, que consideran que para crear imagen hay que desprestigiar a la administración actual… El llamado es que dejen de engañar a los jóvenes. Hay otros caminos.

El proceso inicia en abril.
Sí. Con la elección de los miembros de la Asamblea General Universitaria, quienes serán los que elijan autoridades. A partir de ese momento se inicia la campaña de todos los candidatos para la elección de octubre. Nosotros terminamos este periodo el 18 de octubre. Será una renovación total, y ese es un problema por que no hay continuidad. Viene un periodo de amplio consenso, búsqueda y discusión… y se debe pensar en candidatos que den respuesta a la universidad y no en candidatos que la utilicen políticamente como un centro de actividad política cuyos intereses no son los universitarios.

¿Usted ya no se lanza de nuevo?
No, no, no. De ninguna manera y por suerte para mí. La ley orgánica de la universidad establece máximo dos periodos para todas las autoridades. Y yo ya estoy en mi segundo periodo (1999-2003, 2003-2007). Pero con eso no termina mi interés en la universidad, todo lo contrario. Hay que generar un ambiente de discusión y reflexión de quién debe seguir al frente de la universidad.

Si como usted plantea, la toma tiene tintes electorales, el mensaje, si ya se retira, no es para usted. ¿Para quién va dirigido el mensaje? ¿Para el grupo que la ha acompañado y se queda dentro de la universidad?
Puede ser. Sobre todo porque sabe que si se desprestigia una administración, se trata de presentar una imagen que resolverá los problemas que esa administración “no resolvió”. Pero hay algo más, el problema político en el país es muy importante, y la universidad es un espacio apetecido por muchos grupos. Y mi preocupación es que no es sólo un interés interno, sino que está ocurriendo con intereses externos.

¿Lo puede comprobar?
Son especulaciones que hacemos pero que están basadas en la realidad. Sabemos, y se nos ha llegado a informar, que existe, de parte de algún grupo político de fuera de la universidad, un plan de paros en el curso de este año.

¿Paros a nivel general o específicamente en la universidad?
Hay otros a nivel general, pero para la universidad hay un programa de paros, de cierres. Lo que siento, sin embargo, es que hay una conciencia de los estudiantes, profesores y autoridades de hacer todo lo necesario para impedir un nuevo paro. Esta vez, de hecho, quizá contribuimos a que no hubiera enfrentamientos entre la gente que estaba fuera y los de adentro (que eran entre 30 y 60). Porque los de afuera estaban decididos a sacarlos, pero no íbamos a permitir que algunos -póngale que eran 30 mil los de afuera- salieran golpeados. Nunca íbamos a favorecer un enfrentamiento interno.

¿Cuando habla de un grupo político interesado en la universidad, está habando de movimientos sociales de izquierda o del FMLN?
No creo que como FMLN tenga interés en hacerle daño a la universidad. Ellos han demostrado su apoyo para presupuesto y para miles de cosas. No estoy acusando al Frente como Frente, de ninguna manera. Pero sabe que en el panorama político que vivimos hay mucha gente organizada, en grupos dispersos, que toma actitudes y defensa de sus propias posiciones. Quisiera tener más claro el panorama de grupos, de partidos y de gentes. Aún cuando me lleguen a hablar de determinadas personas, hasta que no tenga pruebas no puedo decir estos son los individuos que causaron este problema. En el momento que tenga los datos voy a denunciarlos públicamente.

¿Quiénes son?
Muchos de ellos son personas que participaron en esta campaña absurda que impidió que el programa de fortalecimiento de la universidad y el préstamo que se estaba consiguiendo con el Banco Interamericano de Desarrollo fuera posible.

¿Personas vinculadas a movimientos sociales de fuera, que pasan línea a los grupos internos?
Por ahí anda la cosa. Es muy claro. Están muy evidenciados. El siguiente paso es decir quiénes son y pedirles encarecidamente que reflexionen sobre el daño que están haciendo a la universidad.

¿Qué otros pasos dará -de aquí al proceso eleccionario- para contrarrestar esto?
Vamos a hacer una campaña  en donde vamos a pedir a amigos de la universidad, a la gente que quiere a la universidad, para que colaboren con nosotros en un pedido: “Manos fuera de la universidad”.

 

Enviar Imprimir 
 
 
Google

 
 
  + NOTICIAS
El Faro
El Faro
Lea también:
  Ramón González iba a viajar en otro vehículo
Ediciones anteriores:
  Subdirector PNC y jefe policial destituidos en Guatemala
  Testigo describe operaciones de comando de ejecución
  Se entregó uno de los policías prófugos
  Fiscal asegura que hay salvadoreños involucrados en asesinatos
  Policías y fiscales salvadoreños participan en las investigaciones
  Parlacen no sesionará en Guatemala
  Autoridades se contradicen en muertes de policías
  El Salvador exige explicaciones a las autoridades de Guatemala
  Asesinan a los cuatro policías acusados de la muerte de diputados
  Cobertura especial

 

Karla Argueta
Lea también:
 

Colegiaturas al dos por uno. ¡Traiga sus cupones!

Alexis Henríquez
Entrevista con María Isabel Rodríguez, rectora de la Universidad de El Salvador
“Sabemos que para la universidad hay un programa de paros, de cierres, este año”
Daniel Valencia
Daniel Valencia
Edith Portillo
Edith Portillo

Mariana Sánchez Aizcorbe, periodista de Al Jazeera

 
 
 
Escribir carta
Leer cartas enviadas
 

 

 

                                                     Consulte el buscador de Google y encuentre las notas publicadas en El Faro
 

EL FARO.NET (Apartado Postal 884 , San Salvador, El Salvador)
Dirección: Calle El Mirador, Pasaje 11, No. 138 Col. Escalón. San Salvador, El Salvador.C.A.
Teléfonos: Redacción: (503) 2208 6752 - Fax: (503) 2208 6718
Ventas: (503) 2208 6687, Administración: (503) 2208 6685
Todos los Derechos Reservados. - Copyright©1998 - 2009
Fundado el 25 de Abril de 1998