CANALES RSS
:: PUBLICIDAD ::





 

La alcaldía de San Salvador: el reino de los sindicalistas y vendedores


La fuerza sindical dentro de la AMSS y la gremial de vendedores informales será el primer problema que enfrente el concejo que gobierne en el periodo 2006-2009. El desorden en el centro, la basura en las calles y la deuda que tiene la municipalidad seguirán siendo los retos “tradicionales” a superar.
Daniel Valencia
[email protected]
Enviar Imprimir  

El miércoles 8 de marzo, a cuatro días de las elecciones municipales y legislativas, los trabajadores de la Alcaldía Municipal de San Salvador (AMSS) afiliados a los sindicatos con mayor peso dentro de la comuna finalizaron un paro de labores que afectó por cuatro días a los siete distritos en los que está desconcentrada la administración capitalina.

Las batallas de la alcaldía

2004

Junio

15. Efectivos del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM) desalojan por la fuerza a los vendedores ambulantes en el centro histórico de San Salvador. Ante el decomiso de sus mercaderías, los comerciantes bloquean las calles aledañas y resisten momentáneamente la embestida de las fuerzas de seguridad que dejan un saldo de 10 vendedores heridos.

Julio

1. Vendedores ambulantes y efectivos del CAM se enfrentan en el centro de San Salvador al resistir el desalojo de sus puestos de venta. La batalla deja un saldo de cinco heridos. En horas de la tarde ambas partes se retiran del lugar y se establece una tregua por un lapso de 6 meses.
6. Vendedores ambulantes se enfrentan en el centro de San Salvador con efectivos del CAM ante el intento de estos últimos de requisar la mercadería de los trabajadores por lo que queda sin efecto la tregua alcanzada días atrás. Luego del incidente los vendedores marchan hacia la Procuraduría de los Derechos Humanos para solicitar la intervención de las autoridades del organismo. Momentos después, las partes vuelven a enfrentarse por la disputa de los puestos de venta. Miembros de la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO) reprimen con gases lacrimógenos y balas de plomo. En los enfrentamientos mueren dos trabajadores y queda un saldo de 19 heridos.
7. Alrededor de 500 vendedores ambulantes marchan hacia la Alcaldía de San Salvador en repudio a la represión propiciada por efectivos policiales a sus compañeros.
Al iniciarse la movilización, la PNC lanza gases lacrimógenos y dispersa a los manifestantes.


Octubre

4. Empleados realizan protesta frente a alcaldía por supuesta privatización en el servicio de recolección de basura. Desaparece un camión recolector y la flota es saboteada.
5. UMO captura a 31 integrantes de ASTRAM. En protesta, lo sindicalistas realizan manifestaciones frente a la comuna.
7. Juzgado 9º de Paz deja libres a 29 trabajadores y pide detención contra dos líderes sindicales. En protesta, manifestantes bloquean distritos 2 y VI de la comuna exigiendo cese de acciones penales y aumentos en el aguinaldo.

2005

Enero

26. Cientos de personas, integrantes de la CNV, de ASTRAM y de AGEPYM, marchan
por el centro de San Salvador hacia la Alcaldía Municipal para expresar su oposición al desalojo de puestos en los mercados capitalinos y a la supuesta privatización de los servicios públicos brindados por la municipalidad.

Febrero
2. Unas 50 personas, entre vendedores ambulantes de Salvador y afiliados a ASTRAM, se manifiestan en las puertas para rechazar el desalojo de los puestos de venta ubicados
Afuera de los mercados públicos y por la privatización de los servicios municipales.
7. Integrantes de ASTRAM bloquean la ruta que conduce al relleno sanitario de Nejapa para expresar su rechazo a la posible privatización recolección de residuos por parte de las autoridades municipales.

15. Decenas de personas pertenecientes a ASTRAM, AGEPYM y CNV lanzan piedras contra las puertas de la Alcaldía de San Salvador y la sede del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM) en repudio a las políticas seguidas por las autoridades ediles en lo referente a servicios públicos y mercados municipales. La UMO interviene y detienen a 14 manifestantes.
17.Un grupo de 25 dirigentes de ASTRAM y AGEPYM bloquea el ingreso al relleno sanitario de la ciudad de San Salvador para exigir al alcalde, Carlos Rivas Zamora, la conformación de una mesa de diálogo tendiente a resolver los conflictos originados por supuestas acciones privatizadoras por parte de la Alcaldía Municipal.

Agosto
10. Alrededor de 150 vendedores ambulantes del centro de San Salvador, integrantes de la CNV, bloquean calles y apedrean edificios públicos y privados en repudio al desalojo de más de 100 puestos de ventas realizado en horas de la madrugada por agentes del Cuerpo de Agentes Municipales (CAM). Cerca del mediodía, efectivos de la UMO intervienen la protesta, detienen a 10 personas y obligan a los trabajadores a retirarse hacia otras zonas de la ciudad.

Descartando influencias políticas por las protestas y asegurando que la medida buscaba el cumplimiento de “promesas hechas” por el concejo municipal presidido por el ya ex alcalde Carlos Rivas Zamora, uno de los representantes de ATRAM (Asociación de Trabajadores Municipales) pronosticó que manifestaciones como esa le deparan a la nueva administración de la alcaldía de San Salvador si no responden a sus demandas.

“No estamos motivados más que por buscar que se reestablezcan los derechos de los trabajadores. Llegue quien llegue, si no cumplen con lo que han prometido, vamos a mantener estas medidas”, aseguró Orlando Nolasco.

Rolando Castro, líder de la otra gremial que organizó la protesta (Asociación Salvadoreña de Trabajadores Municipales, ASTRAM) es más enfático con las advertencias para el nuevo concejo capitalino.

“Lo que hicimos fue dar una muestra de nuestro poderío para que la autoridad que resulte electa sepa a quien se estará enfrentando. Nuestra bandera de lucha para estos tres años será la de topar, topar y topar al nuevo alcalde, quede quien quede, para que respete y cumpla los derechos de los trabajadores”, dice.

La amenaza de estos dos sindicalistas es seria, al igual que el paro de labores que organizaron junto a sus compañeros. Según ellos, 3 mil de los 4 mil 500 empleados de la comuna abandonaron sus puestos de trabajo. Las áreas afectadas, según datos de los sindicatos, fueron las oficinas de los distritos 1,2,3,4,5, 6 y el Distrito Centro Histórico, con las consecuencias del caso para los usuarios.

Con el paro, ASTRAM y ATRAM dieron muestra de su “poderío”, quizá por última vez, a un concejo municipal saliente que sabe, y muy bien, que poco puede hacer si los sindicalistas deciden tomar acciones. El paro del miércoles fue una medida de las dos gremiales para intentar conseguir un aumento de sueldo de entre el 10% y 15% pedido desde hace 15 meses. La presión, para conseguir su objetivo, fue fuerte. Por cuatro días, en distintos puntos de la ciudad, los camiones recolectores de basura no hicieron su recorrido habitual y, en consecuencia, “se vio la penosa escena de tener promontorios de basura en algunos lugares”, reconoció el alcalde en funciones, Julio Martínez.

En el centro capitalino, frente a la fachada de la Alcaldía, los sindicalistas cerraron el paso de la avenida Juan Pablo II, quemaron llantas y estuvieron a punto, con garrotes en mano, de quebrar el parabrisas de un automóvil particular y el retrovisor lateral de un bus de la ruta 52 que, a fuerza, querían circular por esta arteria.

"A la mierda, que no ven que hay paro", gritaba, enfurecido, uno de los manifestantes al conductor del autobús mientras éste retrocedía lentamente y pronunciaba varias veces “puta”. Cinco metros a la izquierda del pleito entre el manifestante y el motorista, oficiales del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM) custodiaban los portones de la comuna. Frente a estos, Nolasco explicaba los resultados de la negociación con el concejo a sus compañeros, un grupo que no pasaba de los 30 individuos.

“El concejo nos ha dicho que esperemos cinco minutos para continuar con las negociaciones pero nuestros puntos los seguiremos manteniendo. Queremos un aumento en el salario del 10%, nivelación salarial y un incremento de $6.50 (que actualmente es de $6) al paquete escolar”, dijo.

En la noche del miércoles, tras una larga jornada de negociaciones, las gremiales finalizaron el paro, y a la medianoche los camiones recolectores comenzaron a quitar la basura amontonada en las calles. Los sindicalistas cedieron porque, según dijeron a La Prensa Gráfica, seguirían con las negociaciones esta semana.

Dos días después, el alcalde en funciones Julio Martínez expuso que si del concejo dependiera, las demandas de los sindicalistas serían aceptadas. “Sin embargo –dice-, tenemos que ver primero las cuestiones técnicas y financieras. En la teoría yo les puedo decir que sí a todo, pero en la práctica si no tengo el pisto no puedo hacer nada. Tenemos que hacer los análisis y tal vez haya respuesta después de las elecciones”.

Para el concejal Eduardo Linares, del FMLN, es precisamente la cercanía a la fecha electoral lo que motiva a los sindicalistas a realizar una “última medida de presión”. Lo que buscan, según él, es que el concejo saliente satisfaga demandas que quizá después, gane quien gane la comuna, serán olvidadas.

¿Gremios politizados?

Hace dos semanas, ASTRAM inició la protesta por el incumplimiento en el incremento de los salarios bloqueando de manera parcial el servicio de recolección de basura, el acceso de los usuarios en casi todos los distritos, las actividades de saneamiento ambiental del distrito centro histórico y cementerios.

Para el martes 7, Carlos Rivas Zamora, alcalde de San Salvador y candidato a la reelección por la coalición de “fuerzas democráticas” (CD, PNL, FDR), junto al alcalde en funciones Julio Martínez, acusaron a dirigentes de este sindicato por estar supuestamente ligados a ARENA y provocar paros con intereses “polítiqueros”.

Según Martínez, uno de los líderes de ASTRAM (Rolando Castro) ha sido denunciado “por sus mismos compañeros” por estarse reuniendo con el ministro de Gobernación, René Figueroa, y planificar desde las oficinas de esta cartera de estado los paros contra la AMSS.

“Pero sólo es él, porque en ASTRAM hay gente que quiere solucionar las cosas sin influencias partidarias. Eso de que Castro está con ARENA todo mundo lo sabe”, expone Martínez.

Castro, en respuesta, se ríe a carcajada amplia y dice: “Es una pena ver que el alcalde y este señor que está en funciones al verse derrotados se pongan a inventar ese tipo de bajezas. Claro, como se dan cuenta que no pueden contra nosotros empiezan inventar cosas”, señala.

“Le aseguro que yo y mis compañeros no tenemos anda que ver con esos señalamientos y somos más izquierda que hasta el mismo FMLN”, agrega.

La mano de Vicente Ramírez

Vestido con una camiseta desmangada color verde y sentado en una silla ubicada en la entrada principal de la sede del Partido Demócrata Cristiano (al que ha decidido apoyar para impulsar la candidatura del candidato a la comuna, el actual concejal Rodrigo Contreras Teos), Vicente Ramírez pronuncia un discurso totalmente contrario al expuesto por Castro.

Este líder de los vendedores informales “del país y la capital” reconoce que él ahora se está beneficiando de los contactos políticos para intentar solucionar los problemas del sector que representa. Problemas que, dice, “se agravaron” desde que llegó la izquierda a la comuna.

“Algunos alcaldes piensan que son dioses. Ortiz en Santa Tecla nos tiró más de 800 balas, Carlos Rivas Zamora nos mató a tres vendedor aquí en el centro. Nunca ningún gobierno municipal nos había robado, matado, violado y metido presos como los gobiernos de izquierda”, critica.

Ramírez agrega que la lucha del gremio de vendedores está en clara sintonía con la lucha de los sindicalistas de la comuna y que a ambos gremios se les suma la fuerza de la Coordinadora Nacional de Vendedores (CNV).

“Por eso nos tomamos la alcaldía a cada rato como está pasando ahorita, todo está hecho para que aprendan”, agrega.

Castro acepta que “en algún momento (amenazas de privatización de servicios en al comuna, por ejemplo), trabajadores y vendedores unimos fuerzas para protestar frente a la comuna pero de ahí que hay una coordinación directa no”, sostiene.

Vicente Ramírez, a diferencia de Castro y Nolasco, vaticina los diferentes escenarios en la relación entre vendedores-AMSS, según el candidato (partido incluido) que resulté ganador en los comicios. Con un Rodrigo Samayoa de ARENA o un Remberto González del PCN dice que “sería interesante sentarse a negociar”.

¿Con Carlos Rivas Zamora del CD/PNL/FDR? “La relación cambiaría porque aún cuando fue lento para resolver algunos de nuestros problemas su principal tropiezo era tener el partido del FMLN detrás y queriendo dominar el concejo”.

¿Si llega Violeta Menjívar? “Sería igual que ahora porque pese a que es buena persona a ella le vale verga todo cuando el partido le dice hace esto, hace lo otro. Le llenaríamos de nuevo la alcaldía de la basura que apesta”.

¿Si llega Rodrigo Contreras Teos? “¡Primero Dios! Estaríamos muy felices si eso pasa. Él en su concejo piensa tener a dos representantes de vendedores informales y dos de mercados”.

Julio Martínez, al escuchar las percepciones de Vicente Ramírez, lo acusa del mismo pecado que según él ha cometido Rolando Castro de ASTRAM. “Conocemos videos en donde este señor Ramírez aparece con la camisa de ARENA”, dice.

Eduardo Linares, quien fungió antes de ser concejal como director del CAM, asegura que la relación entre su partido y los vendedores informales es sana. Linares califica de mentiroso a Ramírez y le quita peso al poder que puedan tener los vendedores informales de San Salvador.

“Con los vendedores, Violeta incluso ha firmado un pacto de conveniencia para sentarse a negociar. Yo no creo que tengan tanta fuerza. Lo que pasa es que ellos hablan de negociar pero cuando una de las partes les dice bueno, negociemos, pero pongamos orden en el centro, ya no les gusta”, explica.

Ramírez, al ser cuestionado sobre si sus luchas no son más bien dirigidas por partidos políticos, responde de la siguiente manera: “Ni a verga. Jamás he sido parte de ningún partido y ahora lo que estoy haciendo es apoyar al PDC para intentar desde las influencias políticas resolver los problemas que sé que no puedo resolver junto a mi gente haciendo protestas en la calle”.

El pastel multicolor

El otro “gran problema” que recibirá el candidato que gane las elecciones del 12 de marzo es que tendrá que gobernar a un alto porcentaje de empleados que tienen muy marcadas sus afinidades políticas.

Para algunos de los concejales de la comuna, hablar de “cuotas” dentro de la AMSS es descabellado sobretodo cuando los gobiernos de izquierda “se caracterizan por respetar la ideología de los empleados que contratan”, dice Julio Martínez.

Él, al igual que Mauricio Aguilar, gerente del distrito Centro Histórico, uno de los distritos más problemáticos de la comuna, responsabilizan de esta “visión democrática” –como le llaman-, a Héctor Silva y sus dos periodos al frente del la alcaldía (1997-2000, 2000-2003).

“Héctor sentó las bases para que en la plantilla actual haya de todo: areneros, pedecistas, apáticos políticos, efemelenistas y, ahora, nosotros los del FDR”, dice Aguilar.

Martínez y Aguilar evitan hablar de porcentajes para cada partido dentro del universo de empleados de la AMSS. Sin embargo, sueltan indicios cuando se refieren a “varios”, “algunos” o “muchos”.

“Arena tiene varios, el FDR tiene muchos, muchos. El Frente tiene varios y por ahí hay algunos del PDC, CD y otros que más bien son apáticos”, dice Martínez.

Los cálculos de Aguilar van más por una “gran mayoría” de trabajadores identificados con el FDR, FMLN y una, todavía mayor, “mayoría de trabajadores que más bien son apáticos y entre los cuales se van colados los trabajadores que quedaron de las anteriores administraciones de ARENA”.

Roberto Hernández, concejal por el FDR y quien según el FMLN es la principal cabeza detrás de la toma de decisiones en la comuna, se decanta más por está última fórmula y estima que entre el FMLN y FDR “podríamos estarnos repartiendo, cada uno, unos 400 trabajadores identificados con nuestras ideas, más todos los agentes del CAM”, señala.

Hernández, al igual que los concejales Rodrigo Contreras Teos, Gladis Zetino (FDR) y Eduardo Linares, argumentan que si el alcalde que gobierne los próximos tres años irrespeta el “pacto laboral” que garantiza el respeto de los puestos de trabajo, independientemente del color de la camiseta, estará jugando con “un volcán en erupción”.

“En el concejo se ha tomado el acuerdo de velar porque se garantice la estabilidad laboral de los empleados de la comuna en los próximos tres años”, dice Hernández. “Aunque sabemos que este concejo va de salida, es lo único que podemos hacer ahorita., Ya si quien gane las elecciones irrespeta estas medidas, puede que pague un precio muy alto”, manifiesta.

Lea también:
  La deuda de “las otras” administraciones
  El último día de campaña del presidente

Enviar Imprimir  

 
 
Google

 
 
  + NOTICIAS
El Faro
Sergio Arauz y Alexis Henríquez
César Castro Fagoaga
El Faro
Lea también:
  El consumo y las remesas empujaron la economía en 2006
Los especiales de El Faro en 2006
El Faro

Plática con Santa Claus

 
 
 
Escribir carta
Leer cartas enviadas
 

 

 

                                                     Consulte el buscador de Google y encuentre las notas publicadas en El Faro
 

EL FARO.NET (Apartado Postal 884 , San Salvador, El Salvador)
Dirección: Calle El Mirador, Pasaje 11, No. 138 Col. Escalón. San Salvador, El Salvador.C.A.
Teléfonos: Redacción: (503) 2208 6752 - Fax: (503) 2208 6718
Ventas: (503) 2208 6687, Administración: (503) 2208 6685
Todos los Derechos Reservados. - Copyright©1998 - 2009
Fundado el 25 de Abril de 1998