El asesinato de Katya Miranda provocó que la sociedad salvadoreña repitiera, durante diez años, la misma pregunta: ¿quiénes son los responsables de su muerte? El sistema de justicia se puso a prueba. La pregunta nunca tuvo respuesta.