CANALES RSS
:: PUBLICIDAD ::





 
 



Plática con Facundo Guardado, ex dirigente del FMLN

"Para aquellos que argumentan que este tipo de guerras se generan por la pobreza o que los pobres las encabezan: pues no"

 

La cita fue a las 8:30 de la mañana, porque Facundo Guardado celebraba ese día el sexto cumpleaños de su hija. Por ello, cuando llegamos a Contempo, nos dimos cuenta de que estaba cerrado y que no abrirían hasta las 11 de la mañana. Así que, entre historias de cumpleaños pasados de las hijas de Guardado y en las búsqueda de un sustituto circunstancial, dimos la espalda a las puertas del MARTE y de la placa que reza "este esfuerzo no hubiera sido posible sin la colaboración del Lic. Francisco Flores".

Logramos instalarnos en un restaurante de la zona, lo cual despertó expectativas entre los transeúntes, que no paraban de acercarse a nuestra mesa para saludar al antiguo candidato presidencial del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en 1999. Sin embargo, eso no impidió que él nos expusiera sus ideas con soltura. Especialmente de un tema que le encanta hablar, sobre sus inicios en las FPL, su desarrollo como líder, su expulsión y la consecuente crítica a los dirigentes que considera "sectarios".
Tras despedir a su escolta para que comprara las piñatas de su hija, nos dispusimos a desayunar y hablar con Guardados, exiliados de Marte, no por razones políticas, sino por madrugadores.

Por Javier Espinoza y Diego Murcia / Fotos: David Méndez
[email protected]
Enviar Imprimir



Usted, como líder histórico…
Suena a tercera edad…ja

…¿Cómo se actualiza un líder histórico?
Tiene que ver con tu historia y con tus vivencias. De alguna manera lo que uno hace en la juventud no es que sea definitivo para lo que vas a hacer el resto de la vida pero sí te marca. Deja unas huellas que van a perdurar por el resto de la existencia. Tuve la suerte de…

(Poco acostumbrados al nuevo lugar que hemos optado, la señora que nos atiende seguirá en los primeros minutos de la plática con una serie de breves interrupciones. Ahora pregunta "¿Quién ordenó las pupusas?")

De involucrarme en la lucha política a través de los movimientos sociales de campesinos, maestros, estudiantes, pobladores de comunidades, gente de pequeña y mediana empresa. No comencé militando en una célula o en un grupo cerrado ni del estilo partido comunista ni de guerrilla clandestina. El que se formó bajo ese esquema aunque hayan pasado 30 años, eso lo ha marcado. Mi escuela de participación política fue muy abierta y muy plural. Siempre me tocó dar la cara. Nunca fui clandestino.

¿Fue opción suya trabajar de ese modo?
Las circunstancias te llevan a hacerlo. Uno cuando es joven se imagina que hay una ruta por donde vas a llevar la vida, pero es mejor estar preparado, con el equipaje en el hombro, porque la vida te puede llevar por rutas que uno no se las espera.

(Llega de nuevo la señora y pregunta ¿Quién pidió el café? Nuestro entrevistado le pide que se lleve todo lo que no es comida, menos el tenedor. Seguimos.)

Es así como yo establezco vínculos con una organización político militar donde las reglas de la clandestinidad son la norma, dos años después de estar participando en los movimientos sociales. Luego, entré en contacto con las FPL en el 1976.

¿Cuántos años tenía cuando se empezó a involucrar en estos movimientos?
En grupos sociales me involucré a los 16 años. Me metí al primer movimiento cooperativo en mi pueblo, promovido por gente de la iglesia católica.

Mi padre pertenecía a esos grupos cooperativistas. Asumí la administración de la primera cooperativa de ahorro, crédito y servicios que había en mi pueblo a los 16 años. Pero no tenía un carácter político, sino más de fines económicos y sociales.

Mis relaciones con otras personas no fueron de subordinación. Cuando conocí a Mélida Anaya Montes, que era una profesora con doctorado en educación, líder de ANDES 21 de junio, yo también era líder de un movimiento campesino. Ella había llegado por su ruta y yo había llegado por la mía.

Conocí a Salvador Cayetano Carpio a finales de 1978 y no sabía que él era el dirigente de las FPL, siendo yo de las FPL. Yo no tenía la misma admiración de otros, casi ciega, hacia estas figuras.

(El dueño del cafetín Don Perico llega a presentarse. Facundo sigue hablando. Y preguntan mucho en este lugar. "¿Ya ordenaron?". Sí.)

Entonces cuando conozco a Salvador Cayetano Carpio, yo ya era secretario general del bloque popular revolucionario.

¿No causó recelo que siendo joven fuera ya un líder?
Como no. Eso fue un problema para Marcial.

(De nuevo la señora con otra pregunta ¿Quieren pan?)

El conflicto que tiene Cayetano Carpio con Mélida y conmigo en el ´81 tenía que ver mucho con eso. Mi presencia le causaba enormes dificultades a Cayetano.

Más allá de todos estos nombres rimbombantes, cada quien llegaba a esta instancia por su esfuerzo. Y volviendo a la pregunta de ustedes de cómo se dan las transformaciones en la vida: las personas cambiamos pero no se producen cambios de la noche a la mañana. No hay reformateos de 24 horas. En la mente de los seres humanos todavía no se ha descubierto cómo hacer eso. No puede alguien cambiar sus convicciones de un día para otro… otra cosa es que, por conveniencias tácticas, alguien asuma una pose. La historia va cambiando y el conjunto de seres humanos tiene que irse adaptando a las nuevas realidades.

(Ahora se retira el dueño de "Don Perico". Por suerte no con otra pregunta sino con una bendición a la que Guardado responde con un "gracias").

Partiendo de lo que usted ha dicho, ¿se han roto conceptos en su esquema mental?
Sí. Uno no puede renegar de lo que ha sido… Cuando inicia el conflicto, yo era parte de una generación de jóvenes que habíamos tenido la oportunidad de ver más allá de nuestras narices, en el momento en que las comunicaciones empiezan a tener su auge. Sentíamos que nos asfixiaban y queríamos más espacio.

En aquel momento, la corriente mundial era que a una dictadura militar de los ricos se le sustituye por la dictadura del proletariado, de los pobres. Punto. Y por eso existe aquella canción que dice "Pronto llegará ese día en que las tortillas se volteen, en que los pobres coman pan y en que los ricos la mierda".

Crecimos en un mundo totalmente bipolar. Los que encabezamos el movimiento guerrillero éramos, en esencia, clase media a clase media baja. No hay que inventar historias que no son: nadie era un pobre "pobre", que no tenía que comer. Todo el mundo había ido a la escuela.

Visto así, ¿No era por pobres que se hacía la guerra?
Claro. Para aquellos que argumentan que este tipo de guerras se generan por la pobreza o que los pobres las encabezan pues no.

Pero la idea que siempre se ha vendido es que se trataba de una lucha de clases…
Aquí nunca hubo una lucha, en el sentido estricto, de "el proletariado" contra "la burguesía". En el sentido estricto clasista, no existió. Fue un movimiento popular.


¿Usted cree que el FMLN ha evolucionado su discurso luego de la firma de los acuerdos? Digo esto, porque hoy la sociedad salvadoreña ya no tiene las mismas necesidades, de hace quince años, por las que se originó la guerra, aunque hay algunos dirigentes que siguen pensando como entonces…

Lo que pasa es que… el modelo que le funciona bien al Frente es el de generar expectativa, de que, con mecanismos populistas, le van a dar solución a esos problemas. Esa es la gran farsa. Pero a esa gente, y yo lo vi en la última campaña, le gusta decir: "¡Les voy a aumentar salarios!, ¡Les voy a dar boletos baratos para viajar a Estados Unidos!", y no sé cuántas pajas más.

Si llevas ese tipo de campaña a Alemania, o a España misma, te van a chiflar la vieja, pues. Te la chiflan. Pero en América Latina, tenemos una tradición en la que nos gusta andar buscando pomadas milagrosas desde que nos cambiaban espejitos por oro.

¿Es el FMLN una secta?
El fenómeno de convertir a la izquierda en secta te lo podes explicar a partir de la última elección de Schafik. Mélida Anaya Montes murió por eso. Otros sobrevivimos pero no dentro del FMLN.

En el sentido histórico, el tiempo es corto. Si lo relacionamos con nuestras vidas, el tiempo es largo. A mi me han preguntado que hasta cuándo va a seguir este FMLN como secta y yo he dicho que seguro hasta el 2014.

¿2014? ¿Por qué?
No es 2014 exactamente…

¿Es por decir un año, entonces?
No, no es tampoco por decir un año. Es alrededor de ahí, porque a esa altura los liderazgos que vienen de la escuela de la secta estarán en su ocaso. Lo que habrían podido dar, lo habrán dado ya y sería evidente para todo mundo que ya no tienen nada que aportar.

Además, el peso de la historia se encargará de ir poniendo las cosas en su justo lugar. Mira, por ejemplo, la ARENA de hoy no es la ARENA de d´Aubuisson. Varios de nosotros nos enfrentamos en una batalla abierta y directa contra las posiciones sectarias que negaban pluralismo y diversidad. No es que a Facundo Guardado se le ocurrió después de la firma de la paz de buscar una forma de izquierda distinta a la tradicional.

Es un debate que viene de antes.
Sí, el origen es las FPL contra el PC. Las posiciones del Partido Comunista antes de la guerra eran las más conservadoras: que movilizarse en la calle contra el régimen era provocar a la dictadura, que los regímenes guerrilleros eran una creación de la CIA. Para el FMLN, en esencia, no es prioritario hablar del sentido revolucionario. El FMLN de ahora es una institución completamente privatizada que se convierte en una oficina para colocar gente.

¿Privatizada, por qué?
Por el control que tiene este grupo. La batalla que vimos no es una cosa parcial. Cayetano Carpio, por ejemplo, tuvo que renunciar al Partido Comunista para intentar abrir brecha en otra dirección.

Analizando su caso personal, ¿cree que inevitablemente iba a ser expulsado?
Inevitablemente expulsado, no. Tenía la opción de seguir la inercia y te sumas a la corriente y dices: "Mire, me pone en la lista para ser diputado". "Sí, lo pongo en la lista".

¿Así funciona realmente la elección de los cargos públicos?
Ahí hay un par de personas que reparten cargos así, por lo menos en lo que es de diputaciones. Puedes seguir esa inercia y hay quienes la han seguido y les ha ido de maravilla porque luego de tres períodos de diputado vas a asesor de asesor y de ahí al PARLACEN por cinco años. Es lo que le llamamos la movilidad laboral ascendente y no está nada mal.

Si tu escuela fue el no aceptar relaciones de subordinación, entonces esa estabilidad la mandás a la mierda. Si la historia de alguien fue siempre aceptar relaciones de subordinación, le da igual. Es como cuando meten una maleta en la panza del avión, si va para Perú o la China, da igual. La característica fue nunca aceptar conocimiento a ciegas, ni con Cayetano Carpio, ni con Schafik ni con nadie. Si yo iba a seguir en el FMLN o no…

En el 97, cuando logramos que Héctor Silva entrara de candidato de San Salvador, yo ingenuamente llegué a creer que se iniciaba una nueva era dentro del FMLN, mucho más abierto, plural, donde se generarían condiciones de real diversidad. Pero aquello fue una primaverita corta, no pasó de ser eso. Si lo veo en el sentido histórico, no me entro en conflicto, porque haber logrado aquello en aquel momento fue hasta mucho. Lograste hasta demasiado.

(Entre las preguntas de los anfitriones improvisados, Guardado recibe el saludo de personas que llegan al cafetín o gente que va caminando por la calle, casi desde que nos sentamos a la mesa. A pesar del tiempo, sigue siendo famoso).

La paz se había firmado cinco años antes y se produce un fenómeno de ese tipo, visto desde ahora fue hasta demasiado. Ahora cerraron el espacio y antes te indignabas y decías: "¡Cabrones!"… pero ahora veo que no habían condiciones objetivas para que se produjera esa apertura en ese momento histórico. Pero quedó ya un gusanito. La idea de que no se puede trabajar en un equipo en la base del sometimiento la captaron varias gentes.


¿Cómo pudo, con esta mentalidad en el partido, romper brechas y llegar a ser candidato del FMLN?
Una cosa sí es clara. Aquí estoy hablando de una élite. Pero la militancia y el votante del FMLN es otra historia. Ellos quieren botar a ARENA…

En aquel momento hicimos un esfuerzo por actualizar, por reformatear, por colocar un nuevo software en la computadora del partido y atrajo una buena cantidad de gente. Un esfuerzo por actualizar en la cultura democrática a un buen grupo de gente. Eso nos dio la consistencia pero no la suficiente para tener el éxito.

Ahora, nadie está reformateando los cuadros. La batalla dentro del FMLN es más a nivel de liderazgo por quién se convierte en el que controla la bolsa de empleo. Le siguen diciendo a la militancia que China continental es comunista. Han explotado el escaso interés de las y los salvadoreños de culturizarse. La militancia no se interesa por tener otra fuente de información o va a "telemando" o cualquier otra cosa que lo entretenga. Hay una intención deliberada de mantener el oscurantismo.

Como candidato también ganó críticas por sus acercamientos con Flores y con la derecha…
Con Flores sólo nos encontramos, con su esposa y mi esposa, cuando la inauguración del colegio Padre Arrupe, porque él tenía amistad con la familia promotora de ese proyecto y yo también tenía una relación con el fundador de ese proyecto. Ya estábamos nominados como candidatos y hablamos. Relación personal con Flores en el marco de la campaña no tuve. Sí vi un par de veces a personas cercanas a él y una de las cosas que les dije a sus amigos para que se lo dijeran a él, era que, más allá de los pactos públicos, hiciéramos una campaña limpia.

¿Qué le respondían?
Claro y sí ubicas la campaña del 99 en la que yo participé no hubo imágenes de los escuadrones de la muerte, ni de los comandos urbanos. Sí partíamos de una convicción con Flores que era que había que darle esperanza de futuro a la gente, no estamos aquí para estar revolviendo el pasado que la gente no quiere que se repita y que quiere dejarlo atrás.

En esa votación del 99, el PCN sacó menos del 3%; pero hubo gente del FMLN, (no me atrevo a especular sobre nombres porque aún no los tengo confirmados, pero con el tiempo se confirman estas cosas), que se movió para alcanzar dos cosas: que se le diera el 3% al PCN y que no hubiera segunda vuelta.

Como candidato, al estar rozando el 30% de las votaciones, no estaba en un posición suficientemente ventajosa como para golpear fuerte la mesa, y entonces cuando tuvimos las tendencias, que eran definitivas, me reuní con la Comisión Política del FMLN y les dije que: "estas tendencias no van a cambiar y no podemos darle más largas al asunto". Yo perdí y ya. Lo de la segunda vuelta yo no lo veía probable, después me enteré que alguna probabilidad tenía porque se estaban manipulando datos. No descarto que gente del CDU haya participado en eso en común acuerdo con ARENA, así se aseguraba la sobreviviencia del PCN y que no hubiera segunda vuelta.

¿Qué estaba en juego con salvarle el pellejo al PCN? Si revisamos la historia reciente no ha sido de mucha ayuda para el FMLN.
Depende, para los resultados de las elecciones de 2003, sí. Históricamente eso ha sido así. Si Schafik era asesor personal de Molina y no creas que se le hizo gran conflicto en ese momento.

Sí hay cosas que se juegan tras bambalinas y en el caso de la conclusión de la elección del 99 no estoy diciendo que lo hizo el PC porque no me consta, me consta que lo hicieron. Si tuviera la evidencia no tuviera ningún inconveniente en decírselos. Pero, en la historia, muchas cosas se juegan por debajo de la mesa.

Dentro del FMLN, el grupo que jamás tuvo escrúpulos ha sido del PC. Y ustedes preguntaban ¿por qué están ahí? Están ahí porque han jugado sin escrúpulos en una combinación de ofrecer zanahoria y garrote. Una mezcla de ofrecimiento de expectativas, de satisfacer expectativas, más el chantaje, más la presión.

Por ejemplo, fíjate que lo manejan de maravilla. El Diario de Hoy ha sacado en varias ocasiones un cuadro de cómo el presidente del tribunal del FMLN está asociado a las empresas que proponen proyectos en las alcaldías y luego van a donde el señor y el dice "sobre ese asunto no tengo ningún comentario" y ahí terminó. Ponele si fuera un "Salvador Samayoa", un "Facundo", un "Fermán", una "Ileana", un "Óscar", asociado en una cosa de estas, inmediatamente se arma el escándalo.

Hay cosas que social y culturalmente las terminas aceptando. Somos parte de unas reglas pactadas: que dentro del FMLN el PC hace fraude, etc. Pero me dirán pero eso no es nuevo. No es noticia, no es algo que le va a quitar el apetito a nadie.

¿Ese pacto del que habla se maneja a nivel de partidos?
Mirá, en el país, hay un pacto no hablado sobre las reglas electorales, las cuales tienen beneficiarios concretos. Hay una élite empresarial que se beneficia, en ARENA, y una élite que se beneficia en "el Frente". ¿Cuál se beneficia más? La de ARENA, porque ellos dicen: "¡No hombre, si mientras yo tenga a estos babosos aquí, seguiremos gobernando!".

Yo, no es que desprecie lo que se ha avanzado en El Salvador, pero, en general, en el nivel económico, estamos a apunto de perder la mayor parte de empleos en el mercado. Si China ingresa a competir con los productos textiles en el mercado Norteamericano, ellos ofrecen estabilidad política, seguridad ciudadana, bajos salarios, economía de escala, y nosotros no ofrecemos nada de eso.

El otro día oí a un empresario que decía: "Es que nosotros tenemos la ventaja de estar cerca del mercado norteamericano". ¡Mentira! Las distancias en el mundo de hoy no existen.

(A estas alturas del partido, las llamadas del chofer de Facundo, anunciaban el fin de las compras para la fiesta de su hija. En pocos minutos estaría fuera del local esperando para transportarlo a su casa. Ante las atenuantes, aceleramos el fin de la conversación).

¿Y en lo personal, usted se ha alejado de la palestra política para siempre?
Bueno, de hecho no. Estamos intentando darle cuerpo a una nueva propuesta política con personas como Salvador Samayoa, Sebastián Alejo y Francisco Marroquín, entre otros. Este tendría una proyección de izquierda democrática de El Salvador.

Esa era la misma intención del CDU, si no me equivoco...
Es que el CDU ha sido un proyecto de corto plazo, con objetivos, diría yo, más limitados, en el sentido de la búsqueda de alcanzar unos cuentos diputados. Nosotros creemos que El Salvador va a ir madurando lo suficiente como para que una opción social demócrata llegue, en plazos relativamente cortos, a considerarse, a ganar simpatías como para poder llegar a ejercer una fuerza mayoritaria y una fuerza de gobierno.

Creemos, firmemente, que los cambios se hacen a través de un proceso, pero para hacer ese cambio hay que gobernar. Eso es así, aun cuando no constituimos un partido político legalmente inscrito, pero si constituimos un movimiento de carácter político social con referentes en todo el país, en la búsqueda de abrirnos brecha para en el mediano plazo gobernar el país. Ese es el esfuerzo político en el que estamos…

(Una nueva llamada al celular fue la señal para que procediéramos a pagar lo consumido. Guardado, como quien recuerda su época de proselitismo, dispuso estrechar las manos de las señoras que nos habían atendido, mientras les echaba flores por la comida.

Nos despedimos y agradecimos mutuamente por el tiempo brindado. Facundo desapareció en su auto cuatro por cuatro, al tiempo que le preguntaba a su chofer: "¿Compraste la piñata?"):



Enviar Imprimir

 
 
Google

 
 
  + NOTICIAS
El Faro
Sergio Arauz y Alexis Henríquez
César Castro Fagoaga
El Faro
Lea también:
  El consumo y las remesas empujaron la economía en 2006
Los especiales de El Faro en 2006
El Faro

Plática con Santa Claus

 
 
 
Escribir carta
Leer cartas enviadas
 

 

 

                                                     Consulte el buscador de Google y encuentre las notas publicadas en El Faro
 

EL FARO.NET (Apartado Postal 884 , San Salvador, El Salvador)
Dirección: Calle El Mirador, Pasaje 11, No. 138 Col. Escalón. San Salvador, El Salvador.C.A.
Teléfonos: Redacción: (503) 2208 6752 - Fax: (503) 2208 6718
Ventas: (503) 2208 6687, Administración: (503) 2208 6685
Todos los Derechos Reservados. - Copyright©1998 - 2009
Fundado el 25 de Abril de 1998