Historias del Rock

 
Historias del Rock
Por: Oscar Leiva Marinero

El Rock en los 90´s

La década de los 90 trajo cambios en todo el mundo. La guerra fría acaba y en El Salvador las balas dejan de sonar. La juventud encuentra nuevos espacios y más libertad para explotar la vida nocturna. El ambiente es fecundo para un "boom", o resurgimiento de bandas de garaje. Los espacios adonde tocar también se multiplican.

En Estados Unidos un fuerte movimiento revitaliza al rock. El llamado Rock Alternativo va de la mano con la generación X – la última camada de jóvenes del milenio -. El movimiento nace y se desarrolla en Seattle, en el gris estado de Washington. Estas bandas tiene un perfil diferente y antagónico con la imagen de las grandes bandas de rock como Guns n´ Roses y Metallica.

Los "alternos", parecen gente común alejada de la imagen de los Rock Star. La apariencia descuidada se convierte en moda. Las camisas a cuadros de leñador y los zapatos All Star y Vans se vuelven requisito. El pelo largo y pintado empieza a verse en las calles de San Salvador.

Grupos como Nirvana, Pearl Jam, Soundgarden, Blind Melon y Candlebox se volvieron en los portadores del sentimiento de los generación X. A este tipo de sonido se le bautiza como Grunge. El rock explora y experimenta nuevos sonidos.

En El Salvador algunos grupos de rock empiezan a apostarle a la creación de música original. Algunos grupos como Adrenalina y REDD logran salir del anonimato y logran hacerse de seguidores.

Sin embargo, en el momento muchos grupos se dedicaban a tocar covers. Se escuchaban nombres como HASH, OBLIVION y ROTTEN APPLES. Los grupos tocaban música en ingles. Sus nombres también reflejan la gran influencia norteamericana en el rock.

Los lugares adonde habían "toques", eran más abundantes. De los más recordados está "El Zanzíbar", que estaba en frente del Colegio Cristóbal Colón. El "Tunal Khan", que se encontraba por Kismet Escalón. "El Jarro" que estaba en la zona Rosa. El "Chantilly", antes en el paseo general Escalón. "El Señor Tortuga" y el "Hard Core Café" en la zona del Camino Real. Todos estos bares fueron cerrando. El único lugar que parece sobrevivir a los vaivenes comerciales es La Luna Casa y Arte, quizá una de las últimas mezquitas del rock salvadoreño.

"El cuento del Sapo Legendario"

Roberto Torres, alias "el sapo", alias "el greñas"; es uno de los símbolos de la generación rockera de los 90´s. Sin proponérselo, el actual vocalista de Clandestino 10 – 4 lleva más de 10 años en el mundo "underground", del rock. Los rockeros de esta generación recuerdan con nostalgia los tiempos en que "El Sapo", cantaba en La Iguana. Esta banda dejó una huella imborrable en el folklore rockero salvadoreño.

Torrez recuerda que en sus "tiempos mozos", las bandas rockeras que triunfaban a finales de los 80 eran Alux Nahual, Bronco y Alma de Fuego. Fue en el año 90 en que El Sapo dio sus primeros "pininos" en el mundo del rock.

El FARO: ¿Como fue que te iniciaste en el rock?

Roberto Torres: Mi primer contacto con el rock fue bien chistoso... Yo no tocaba rock es más... yo tocaba en un grupo cristiano evangélico. Tocaba la batería en la iglesia y también cantaba cuando tenía unos 12 años. Después que me salí de la iglesia y empecé a tocar música andina... la zampoña, la kena, percusiones...

Una vez estábamos tocando con un grupo en el Colegio Santa Cecilia y un chavo de una banda que se llamaba MASS, me llegó a decir "Mirá chavo, querés cantar rock"... Yo le dije que no sabía mucho de rock, le dije que lo único que había escuchado era grupos como Black Sabbath y Deep Purple... solo clasicones.

Fue así como empecé con MASS. Eso fue en el 92. Después me salí de MASS.

¿Por qué?

No estábamos haciendo nada original... había buena onda con los chavos tocábamos bien y a la mara le gustaba. Éramos el grupo "de planta", del Bar Zanzíbar. Ahí me empecé a corromper (Se ríe).

Luego de eso me salí porque yo ya conocía a Hulk y a Leo (integrantes de La Iguana) desde antes... Por ahí por el 94 ellos estaban en P.I.G. Ellos me vieron cantar en MASS y les gustó el rollo. Fue entonces que hicimos Oblivion.

Oblivion era un grupo de covers... ¿Qué música tocaban?

Si, tocábamos de Alice in Chains, Soundgarden, un par de Rush, Temple of the Dog, Faith No More… Rock clásico como Black Sabbath y Iron Maiden.

Después de un par de meses de estar en Oblivion... en la alineación original estaba "El Pandy", en la segunda guitarra y Paul García que era el baterista. Salió Paul y nos quedamos sin batero. Después se unió Juan Carlos Chavarría en la batería.

Después de unos 6 meses de estar con Oblivion, decidimos tocar pura música original. Como ya no estaba ni Paul ni Pandy decidimos cambiarnos el nombre a "La Iguana". Este fue un cambio bien difícil porque con Oblivion se llenaba por que la gente llegaba por los covers. Cuando salimos de repente con música original nos bajó la afluencia de gente, pero luego volvió a subir.

El gran mérito de La Iguana es que fue una de las primeras bandas, de las muchas que habían en el momento, que decidieron dejar de tocar covers en inglés y empezar a tocar música propia, música original en español... ¿Fue difícil?

Tuvimos que aventurarnos. En los primeros toques no era la misma cantidad de gente que llegaba a los de Oblivion. Poco a poco la gente lo aceptó. Así empezaron muchas bandas también a hacer música original y a tocar en los festivales.

Las letras de las canciones de La Iguana hablan de temas políticos. Un ejemplo es "Yes Patrón". Esa canción hace un cambio curioso a la oración del padre nuestro...

Sí, dice:

"Patrón nuestro que estás en el norte,
capitalizado sea tu nombre...
depórtanos de tu reino.
Sea hecha tu voluntad en El Salvador
Como en Latinoamérica.
El pan nuestro de cada día impórtanoslo
y explótanos así como nosotros a nuestros trabajadores
No nos dejes caer en revolución
Más líbranos de marx,

Por que tuyo es el reino, el poder... por los siglos de los siglos OK".

Es una burla a la dependencia que tenemos con esos "cabrones".

¿Porqué proyectar este tipo de mensajes a la juventud? ¿En qué puede contribuir el rock diciendo estas cosas?

A sacar a la luz la realidad. La verdad es que es un compromiso que las bandas deben de aprovechar. El rollo del rock en su esencia es una expresión rebelde... No una rebeldía sin causa. El rock puede ir destruyendo tabúes... El impulso se transforma en música y la música puede ir rompiendo esquemas.

Las bandas deben aprovechar el espacio que les da la mara para difundir mensajes. La tarima te la presta la mara. Vos estas ahí porque la mara quiere que estás ahí. Si ellos no te aceptan no podes estar ahí. De lo que se trata es hacer una expresión pura. No importa de qué se trate.

¿La Iguana experimentó alguna dificultad por los contenidos de las letras de sus canciones?

Para empezar... la mayoría de las radios nos cerraron la puerta. No se quisieron comprometer... no les pareció. La única radio que nos había echado la mano era la radio Astral (94.9 FM) se"aculeró", y nos dijo que no.

¿Escribías las letras de La Iguana... también lo haces en Clandestino?

En La Iguana escribía todas las letras. En Clandestino mitad y mitad... Lo que me gusta de Clandestino es que no sólo es mi manera de pensar... sino que todos contribuyen con las letras.

Hay mucha coherencia entre los mensajes de La Iguana con los de Clandestino... Ustedes mismos han dicho "somos el clan de los oprimidos". ¿Pueden ser considerados ustedes un rock de protesta?

Yo me atrevería da decir que las bandas de repente empezaron a.... no a imitar, sino que a tomar el riesgo de empezar a hablar de esas cosas. Necesitaban a alguien que rompiera el hielo. Que dijera "vale verga... hablemos de eso". Las bandas empezaron a decir mensajes arriesgados.

Siento que hay una continuidad entre las letras de la Iguana y ahora Clandestino. Pienso que la critica social en Clandestino es más fuerte y más comprometida con la verdad. Con La Iguana terminamos porque no estaban de acuerdo con los mensajes políticos. Con Clandestino todos tenemos la misma ideología.

¿Puedes hablarnos de qué tratan temas de Clandestino como "Rifa"?

"Rifa" es una rola que me gusta mucha. No la hice yo... la hizo Alex Molina. Es una canción que pelea por la integración de las maras. El fenómeno de las maras es una sub cultura que se formó.

Un caso de esta integración se dio para el terremoto. En Santa Elena las dos maras "MS" y "18" siempre tenían pleitos. Pero para el terremoto ellos decidieron unirse para hacer un cordón de seguridad y evitar los saqueos. Esa canción se la hemos dedicado a las maras de Santa Elena.

Nosotros de hecho estamos planeando un rollo que se llama "Gira Sangre Unida"... queremos dar conciertos gratis para que sea un espacio en el cual las dos maras se comprometan a estar juntas y puedan convivir.

Nosotros no les pedimos que se salgan de las maras... Esa es una subcultura que es una sociedad para ellos muchas veces por buscar una familia. Nosotros les decimos que toda esa energía que tienen y toda esa cultura y fe que tienen en su mara, que la apliquen más positivamente. Que no peleen... que mejor cuiden a su comunidad... tenemos la idea de formar concursos de rap y la mejor canción poder incluir en un disco...

¿Cuanto tiempo tienes planeado seguir en el rock?

Hasta que me alcancen las energías. Lo que esta vida loca me va a dejar vivir. (ríe) No se que tanto me va a dejar vivir mi estilo de vida... espero poder seguir cantando... Pero si de repente no puede seguir en el escenario siempre voy a buscar una manera con el rock.

 
Primera Entrega:

 
"El Rock es una religiób"

 
Segunda Entrega:
Historias del Rock
 
Tercera  Entrega:
Los 70's... El rock no muere
 Entrevista con Alirio Guerra, Cantante de "los Juniors"
 

EL FARO
Todos los derechos reservados.
Copyright©1998-2001.
Fundado el 25 de Abril de 1998.