Foto del día 13/11/09

fotodelda060709.jpg

Víctima de la ignorancia, esta masacuata (Boa constrictor) encontró su fin cuando un hombre la agarró a machetazos en las riberas del río Jiboa. Aunque adultas pueden medir más de 3 metros y medio, son totalmente inofensivas y temerosas de los humanos. El instinto humano, cultivado durante miles de años, no diferencia entre serpientes venenosas y no venenosas y a menudo dicta irracionalmente la destrucción de estos especímenes.

 

© Mauro Arias, El Faro 2009

Derechos Reservados elfaro.net