De la guerra a la paz

 
Entrevista con Monseñor Ricardo Urioste:
"Sin llevarlo a juicio, dispusieron matarlo"
Por Sergio Arauz

Para Monseñor Ricardo Urioste, la muerte de Monseñor Romero es consecuencia de las críticas y mensajes que Romero mismo difundía. El que fuera vicario general de la arquidiócesis de aquel momento, explica que Monseñor no era político, sino, más bien, un pastor.

¿Cuál era su relación con Monseñor Romero?

Mire, mi relación con Monseñor Romero era simplemente de colaborador -uno de tantos-; aunque yo era lo que se llama, en terminología eclesiástica, el vicario general, el segundo después de él (Romero) en la arquidiócesis. Mi realción con él era una relación personal, de trabajo y unidad, en orden a continuar la marcha de la iglesia y lo que Dios le pide que haga.

A partir de su cercanía, ¿cuál era la postura personal de Monseñor Romero frente a la insurreción del 15 de octubre de 1979 y las juntas revolucionarias de gobierno?

Bueno. Monseñor, antes del 15 de octubre era, en nombre de Dios, muy crítico de todo lo que pasaba. Cada domingo señalaba los hechos violentos que habían ido en contra de la población, él imploraba a que no se siguiera matando, que no se siguiera asesinando, que no se siguiera torturando, que no hubiera más dolor y sangre en el pueblo y las familias. A llegar el 15 de octubre, sintió un poco de esperanza porque pareció que el golpe tenía intenciones de rectificar todo aquello que se había hecho antes. Lamentabelmente, después de unas semanas, se dio cuenta de que no era así; que la represión continuaba, que las muertes continuaban y que la gente seguía sufriendo y empezó nuevamente a ser crítico de todas esas situaciones.

Dentro de la iglesia de aquellos años, ¿qué papel jugaba Monseñor Romero y qué postura tomó?

Su pocisión (de monseñor Romero) era la de ser pastor, y, por lo tanto, la de tener cuidado de sus ovejas en todo sentido, la de llamar a la conversión a través de la evangelización , la de pedir , clamar y reclamar por el respeto a la vida. Muchos lo criticaban ( a Monseñor Romero), diciendo que era de orden político que él estaba diciendo, y él decía "esto no es más que el quinto mandamiento, yo estoy diciendo no matar, no violentar a las personas, no amenazarlas, no torturarlas", y esta era su posición.

¿Había divisiones en la iglesia católica?

Quiero decir que la mayor parte de sacerdotes de la arquidiócesis, religiosas, laicos de muchas parroquias estaban al lado de Monseñor y seguían su consejo y... no todos en al iglesia estaban de su lado. Había obispos que no estaban de acuerdo con él, que lo censuraban, que lo criticaban y ese era un dolor muy grande para Monseñor porque no entendían su pocisión.

¿Cuáles eran esos obispos?

Bueno, era Monseñor Aparicio, Monseñor Revelo, Monseñor Álvarez, Moseñor Barrera, de Santa Ana, prácticamente todos, menos Monseñor Rivera y Damas, que fue su sucesor.

¿Qué relación tenía monseñor con los grupos de izquierda?, ¿era colaborador de los grupos insurgentes?

Para monseñor todo mundo era alguien que merecía respeto y que merecía atención, él estuvo dispuesto siempre a conversar, a dialogar con cualquier persona e individuo, con cualquier grupo de una tendencia o de otra tendecia. Recibía a gente de poder, militares, gente de gobierno, de la misma manera, cuando se lo pedían, a integrantes de estos grupos de izquierda, verdad, con los cuales no tenía más nexos que tratar de enderezar el país y enderezar la situación por los caminos más rectos y más correctos que se pudieran encontrar. Él era tanto crítico de actuaciones del gobierno y de la gente de poder, como crítico de las izquierdas y los grupos de izquierda y que, en aquel momento, censuró por las actividades que tenían.

¿ Era monseñor Romero un político?, ¿estaba con la izquierda?

Su postura fue siempre la de un sacerdote, la de un obispo, la de alguien que se guía por las cosas del evangelio y magisterio de la iglesia, y esta fue su preocupación: llevar el mensaje de Cristo y el mensaje de la iglesia a todos los grupos y todos los campos que había en el país. Y esto lo hacía crítico desde diversas situaciones en su tiempo, y habla de los ricos, "hay de ustedes los ricos" repitió en varias ocasiones. Esta era su postura, la postura que desde el evangelio quería llevar, un nuevo orden, una nueva nación, un nuevo resurgir.

Monseñor Romero fue muy influyente en la vida nacional. Desde su conocieminto de Monseñor, ¿en qué hechos de aquel entoces influyó Monseñor Romero?

Influyó simplemente en las conciencias de la gente e influyó en aquellos que quisieron escucharlo, influyó, que quince años después de muerto sigue siendo leído, escuchado por muchas personas. Pienso que él fue la persona más querida del país y al mismo tiempo la persona más odiada de este país por su pocisión como pastor. A Cristo lo mataron por lo que dijo, si se hubiera quedado callado, no lo hubieran matado. Cristo habló, dijo, censuró, criticó y no lo aguantaron y lo llevaron a juicio y lo mataron. A Monseñor Romero, sin llevarlo a juicio, dispusieron matarlo, planearon matarlo, por lo que estaba diciendo y por que llamaba a la conciencia de todos a cambiar y convertirse...

¿Se dio cuenta usted de quiénes provenían las amenazas de muerte que recibía Monseñor Romero?

Hubo amenzas escritas en comunicados que no venían firmados, hubo amenazas reales, en una misa que iba a decir en la basílica, descubrieron una cantidad enorme de candelas que no estallaron dichosamente. Él mismo, en sus homilías, se refirió a esas amenazas y se refiere a ellas, concretamente, un mes antes de morir en el libro cuaderno de puño y letra, que nosotros conservamos, donde habla de las amenazas que ha recibido y donde dice que tiene temor, que tiene miedo a la violencia en su persona, pero que Dios lo va a auxiliar cuando llegue el momento.

El informe de la Comisión de la Verdad señala al difunto Mayor Roberto d´abuisson cómo autor del asesinato de Monseñor Romero. ¿Qué piensa la iglesia al respecto?

Se inició un jucio en los juzgados en realción a la muerte de Monseñor Romero, pero judicialmente no se llegó a probar nada por que no hubo testigos que nos digan "sí, nosotros sabemos que fue d´abuisson". A nosotros no nos cabe la menor duda, estamos convencidos de que fue él quien planeó el asesinato de monseñor, pero no hay posibilidades de reentablar un juicio.

Monseñor Romero

Entrevistas:

Salvador Sánchez Cerén
"Si lo que él planteó en sus homilías se hubiera comprendido y asimilado, el país no hubiera entrado en esa etapa de la guerra"
Por Alicia Miranda

María Luisa d’Aubuisson Arrieta
"necesitaban a alguien que diera la cara por ellos y Roberto lo hizo"
Por Christian Guevara

Unas cuantas preguntas a Mario Acosta
Por Marcelo Betancourt

Simán y Monseñor Romero
Por Ricardo José Valencia

Monseñor Ricardo Urioste:
"Sin llevarlo a juicio, dispusieron matarlo"
Por Sergio Arauz

Análisis:

Italia mira a Romero
Por Carlos Dada

Perdonen las molestias
Por Luis Fernando Valero

San Romero de América
Por Ricardo Ribera

Contexto:

El Marzo de Monseñor Romero y de la Reforma Agraria
Por Ricardo José Valencia / Rafael Rodríguez Flores

Cronología de sucesos relacionados con la crisis política de El Salvador 1979- 1980


EL FARO
Todos los derechos reservados.
Copyright©1998-2001.
Fundado el 25 de Abril de 1998.