De la guerra a la paz

 

Entrevista con el General Humberto Corado
"Realmente fue un hecho lamentable, todos lo sentimos"
Por Sergio Aráuz

El que durante la ofensiva fuera Comandante del destacamento militar # 4, en San Francisco Gotera, habla sobre aquel noviembre de 1989. La ofensiva, dice, fue un hecho en el que la Fuerza Armada demostró capacidad.

¿Los tomó por sopresa la ofensiva del FMLN de noviembre de 1989?

Realmente no, porque esta ofensiva el FMLN la venía preparando desde 1986, más o menos, en la que ellos consideraban que la estrategia general de la guerra que ellos estaban conduciendo tendría que finalizar con lo que ellos llamaban una contraofensiva estratégica, comúnmente llamada ofensiva final. El objetivo de ellos era alcanzar lo que siempre anhelaron que era el poder político. Sin embargo, a lo largo de los años, ellos se dieron cuenta de que alcanzar el poder por la vía armada era más difícil de lo que se habían imaginado y, según las declaraciones de ellos en los años posteriores, la ofensiva la lanzaron porque querían demostrar fortaleza militar y llegar a la mesa de negociaciones que ya estaba encaminada a partir del inicio del gobierno del presidente Cristiani, (el FMLN) quería demostrar fortaleza militar y tener una pocisión de fuerza dentro de las negociaciones. Nosotros, dentro de la Fuerza Armada, sabíamos que esa ofensiva se iba a dar tarde o temprano. Aunque realmente no sabíamos con exactitud los pormenores, pero sí en los planes de trabajo la teníamos perfectamente considerada.

¿Estaba, entonces, la Fuerza Armada preparada para la ofensiva?

Por supuesto que estaba preparada. La prueba está en que la pudimos neutralizar. Lo que no pudimos, tal vez, es visualizar con exactitud, pues eso es ya de carácter operacional y es muy díficil determinarlo. La maniobra específica no la conocíamos con detalle, la podíamos deducir dentro de nuestros análisis, pero exactamente cómo iban a operar no sabíamos. Y... ni sabíamos con exactitud la fecha, pero sí, lógicamente, 15 días antes de que lanzaran la ofensiva, nosotros con nuestras fuentes de información detectamos que (El FMLN) estaba realizando movimientos inusuales y estaban (los guerrilleros) desarrollando actividades no muy comunes, lo cual indicaba que estaban en una preparación militar fuerte. Yo diría que no, no nos tomó por sorpresa. Lo que sí, insisto, es que ellos realizaron actividades más allá de lo que nosotros preveíamos. La ofensiva estuvo sobre todo en la ciudad capital, tuvo un alcance mucho mayor del que nosotros podíamos haber previsto.

¿Qué tipo de actividades detectaron?

Bueno, movimientos de ellos, movimientos grandes de contingentes de sus bases donde ellos permanecían hacia otros lugares de país, utilizando diferentes argumentos, utilizando diferentes actividades encubiertas, nosotros detectamos que ellos estaban en preparación de una actividad mucho mayor de la normal que se venía desarrollando, pues recuérdese que, después de 1986, el FMLN modificó bastante su accionar, es decir, se dispersó de una forma mayor en el territorio, en pequeñas unidades, y en esa opurtunidad concentraron contingentes mayores, lo cual indicaba que estaban preparando una acción mucho más fuerte de las que normalmente realizaban.

¿Cómo cambió la ofensiva el curso de la guerra?

Bueno, digamos que sí, en alguna medida, ellos lograron su objetivo de demostrar capacidad, es decir, la ofensiva fue de gran envergadura, sobre todo aquí en la capital y en San Miguel, y de alguna manera ellos demostraron que tenían capacidad aunque no la suficiente para derrotar a la Fuerza Armada. Es decir, no creo yo que en algún momento el sistema estuvo en peligro porque ellos nunca pudieron, a pesar del gran esfuerzo que realizaron y a pesar de que nosotros reconocemos que fue de gran envergadura, no era lo suficiente como para que la institución armada fuera derrotada en el campo militar, pero sí lógicamente, eso les dio a ellos cierta preponderancia, de tal manera que cuando se reiniciaron las negociaciones que habían sido rotas, ellos llegaron con planteamientos mucho más exigentes que los que habían mostrado, tal vez en los primeros días de la negociación.

¿Pero cree que la ofensiva cambió el curso de la guerra?

Sí, es indudable que esto cambió el curso de la guerra, tácticamente sirvió como un último impulso para finalizar la última etapa. Por que, además, de este hecho interno que se dio acá, coincidentemente, el 9 de noviembre de ese mismo año (1989), caía el muro de Berlín. Eso cambiaba indudablemente el escenario internacional, y eso en alguna medida, dejaba sin mayores opciones al FMLN para continuar su guerra prolongada dentro del país. Por que es innegable que el FMLN tenía sus bases de apoyo en el exterior, aunque a veces se trata de decir que no eso es una evidencia muy clara, entonces lógicamente al producirse ese hecho, y el posterior desmoronamiemto de la Unión Soviética, la posibilidades del FMLN de continuar siendo respaldados del exterior terminaron. Y también, en los Estados Unidos había ya un nuevo gobierno. El presidente Bush había adoptado una posición más flexible en el sentido de orientar más su actividad de apoyo a El Salvador hacia una soluión negociada... una solución política. Entonces todos esos ingredientes se conjugaron, más lo que estoy expresando de aquí, internamente, y creo yo que eso sí, realmente, sirvió para que la guerra entrara en la recta final y que las negociaciones se desarrollaran ya sin mayores detenimientos, hasta alcanzar la firma de la paz.

¿Hubo un cambio drástico en las políticas de Estados Unidos hacia El Salvador después de terminado el mandato de Ronald Reagan?

Sí, tal vez no un cambio drástico, porque la política de los Estados Unidos se mantuvo en no permitir que ningún país de Centroamérica cayera en las manos del comunismo. Ese era un objetivo nacional que no cambió el gobierno. Lo que sí cambió, probablemente, fueron las percepciones, las actitudes de ellos hacia nosotros y la... estrategia tal vez ya no orientada solamente al campo puramente militar, sino que más énfasis al campo político y eso, lógicamente, era un indicativo de que el conflicto de una u otra manera tenía que llegar a su fin.

¿Y qué implicaciones tuvo la ofensiva para la Fuerza Armada?

Bueno, es decir, nosotros demostramos capacidad profesional. Tuvimos la capacidad de neutralizar al FMLN, por supuesto que fue importante el apoyo del pueblo que no atendió los llamados a la insurrección que les hizo el FMLN. Pero sí, lógicamente el caso de los jesuitas impactó de alguna manera a la Fuerza Armada porque, posteriomente, todos conocemos lo que pasó en los juicios: la posterior amnistía. Este hecho tuvo un impacto bastante fuerte dentro de la institución.

¿Qué papel jugó el presidente Cristiani en la ofensiva?

El presidente jugó un papel normal, es decir, él era el Comandante General de la Fuerza Armada, él estaba informado permanentemente de los acontecimientos y participaba de la conducción política de toda la situación nacional, nunca perdió esa capacidad, ese control, lógicamente asesorado directamente por el Alto Mando de la época. Yo pienso que el presidente Cristiani siempre estuvo en constante control de la situación.

¿Cómo se enteró del asesinato de los jesuitas?

Bueno yo me enteré hasta que, es decir, me enteré la misma mañana del día siguiente que ellos fallecieron, por los medios de comunicación y por los medios oficiales.

¿No sabía usted de estos movimientos de la Fuerza Armada?

No, yo desconozco, realmente, los detalles, los pormenores. Recuerde que yo estaba en Gotera, no estaba aquí en San Salvador, no participé en ninguna actividad de ese tipo de tal manera que desconozco totalmente los detalles.

¿Qué significó la muerte de los jesuitas?

Bueno, realmente fue un hecho lamentable, todos lo sentimos, ellos eran unos académicos que, pues, trabajaban en ese ámbito, educativo superior en el país, yo creo que toda muerte siempre significa una pérdida independientemente de quién sea.

¿Qué dice sobre los señalamientos que se hacen a la Fuerza Armada en el informe de la Comisión de la Verdad?

Bueno sí, realmente, como le digo, es lamentable, quizá el hecho más sobresaliente es este caso que le mencionaba de los jesuitas. Fuera de ese no conocí yo que hubiera otros hechos en los cuales se dieran señalamientos de ese tipo, pero un concflicto así es, desafortunadamente en un conflicto siempre los adversarios, pues, están sujetos a cometer ese tipo de excesos.

¿ Y descalifica usted estos señalamientos?

\Mire, yo no quisiera opinar en ese sentido, porque ya hemos hablado mucho sobre eso, la verdad es que siempre hemos dicho que la Comisión de la Verdad no fue imparcial. La verdad es que ellos hicieron un trabajo más bien orientado a descalificar al Gobierno de la República y a la Fuerza Armada, pero no fueron imparciales que era una condición indispensable para saliera a luz la verdad y, sobre todo, que hubiera justicia. Porque ustedes, si revisan el documento, prácticamente da la impresión de que aquí los únicos que cometimos errores fuimos nosotros los militares... y el FMLN prácticamente ni aparece señalado. Aparece, pero en una forma mínima y muy superficial, de tal manera que me limitaría a decir que no lo considero un estudio imparcial de la situación.

Monseñor Romero

Contexto:

Galletitas, bodas sorpresa y un papá soltero
Por Ricardo Valencia

Entrevistas:
José María Tojeira, S.J.
"Cristiani encubrió a los hechores del crimen"
Por Christian Guevara
 

Cnel. David Munguía Payés
"El responsable de este asesinato (los jesuitas) fue la Presidencia de República y la Fuerza Armada"
Por Sergio Aráuz

  Entrevista con un oficial del Batallón Atlacatl
"Cualquiera viene a gritarme que soy un asesino"
Por Christian Guevara Guadrón

 General Humberto Corado
"Realmente fue un hecho lamentable, todos lo sentimos"
Por Sergio Aráuz


EL FARO
Todos los derechos reservados.
Copyright©1998-2001.
Fundado el 25 de Abril de 1998.