De la guerra a la paz

 
Entrevista con el Cnel. David Munguía Payés:

"El responsable de este asesinato (los jesuitas) fue la Presidencia de República y la Fuerza Armada"
Por Sergio Aráuz

El Coronel David Munguía Payés era jefe de operaciones de la Brigada de Artillería "Cnel. Oscar Osorio", en San Juan Opico. Su misión durante la ofensiva de noviembre de 1989 era apoyar con armas de fuego a las unidades de maniobra terrestre. Sobre la ofensiva, sus implicaciones y de algunos errores del ejército habló el Coronel con El Faro.

¿Cuál era su función principal como encargado de unidad?

Mi función era prestar apoyo de artillería a todas las unidades. En el caso de la ofensiva final, nosotros apoyamos con fuego todos los frentes de batalla. A todas las unidades que estaban empeñadas, nosotros les proporcionábamos apoyo de fuego.

¿Les tomó por sorpresa la ofensiva?

 
"La única forma en la que ellos (los guerrilleros) hubieran podido ganar y salir victoriosos de la ofensiva es que el pueblo se les uniera, pero al final eso no sucedió"
 

Mire, nosotros ya esperábamos algún movimiento como la ofensiva, lo que pasa es que en la época de la guerra había mucho rumor, entonces, esto de la ofensiva se venía mencionando en los informes de inteligencia casi a diario: "Va a haber una ofensiva, va a haber una ofensiva", y la ofensiva nunca venía. Llega un momento en el que uno empieza a dudar de la información que viene, y como que se estuviera preparado todo el tiempo para la ofensiva, como que nunca estuviera preparado para la ofensiva. Pero en términos generales, sí, nos tomó por sorpresa.

¿Cómo reaccionó la Fuerza Armada?

Bueno, primero podemos hablar de la reacción local. Nosotros, en la instalaciones de la Brigada de Artillería, habíamos diseñado un plan apoyado en el fuego que tenía la unidad, en donde habíamos construido trincheras en los alrededores de la Brigada de Artillería. Luego tenemos el apoyo nacional que estábamos brindando nosotros con las unidades de artillería de 105 milímetros. Nosotros habíamos destacado unidades de artillería bajo el control operacional de unidades de infantería. Es decir, había una batería de artillería en apoyo de la unidades de infantería. Y así, la artillería se había distribuido en las diferentes operaciones que se estaban realizando, estaban dispersas a lo largo de todo el territorio nacional y nos habíamos quedado con una reserva para poder dar apoyo a cualquier contingencia que no contara con el apoyo que nosotros ya habíamos planificado con anticipación.

¿Qué significó la ofensiva en términos de desgaste militar?

 
"Nosotros estábamos más obligados que el FMLN a respetar la ley, a causar menos daño a la población civil, a respetar los derechos humanos..."
 

Tuvimos ese desgaste, en el que llevamos las bombas a las ciudades donde había población civil, y eso no deja de causar un poco de pánico dentro la población, cuando no solamente se está disparando con fusiles, sino también con bombas de artillería. Ahora, otro enfoque de desgaste puede ser desde el punto de vista de gasto de munición. En esa época, las reservas de munición de artillería no eran muchas. Yo recuerdo que, posiblemente, teníamos entre 9 y 12 granadas de artillería que, para una ofensiva prolongada del FMLN, se nos podía ir en un periodo corto de tiempo y no teníamos la posibilidad de reabastecer la munición, entonces, tuvimos un desgaste grande en cuanto a que se disparó, en esa ofensiva, mucha munición y podíamos quedar en riesgo de quedarnos sin apoyo de artillería en las operaciones. Luego, también hubo un desgaste físico del personal que se vio empeñado durante todo ese periodo, que se nos dificultaba abastecer de alimentación y munición y hubo un desgaste moral de las tropas que estababn sometidas al estrés de la guerra que necesitaban del apoyo logístico de comida y de munición.

¿Qué posibidades reales tenía el FMLN de ganar la guerra por medio de la ofensiva?

No, fíjese que yo creo que el FMLN le estaba apostando más a la insurreción popular, con los cuadros de guerrilleros que ellos tenían era dificil que obtuvieran una victoria militar en contra de la Fuerza Armada. Nosotros los superébamos en número, los superábamos en armamento, y estábamos, también, recibiendo apoyo logístico de Estados Unidos. La situación fue caótica, extremadamente difícil para la Fuerza Armada, pero se controló, tal como nosotros habíamos pensado, al costo que se controló: con algunas destrucciones, con bombardeos aéreos en la Colonia Zacamil, en Soyapango y en otras áreas. La superioridad de nosotros era manifiesta en términos de armamento, nosotros teníamos aviones, ellos no tenían; nosotros teníamos tanques, ellos no tenían y nosotros teníamos obuses de 105 milímetros, ellos no tenían. La única forma en la que ellos (los guerrilleros) hubieran podido ganar y salir victoriosos de la ofensiva es que el pueblo se les uniera, pero al final eso no sucedió, el pueblo se mantuvo apático, tampoco se unió a nosotros, pero se mantuvo afuera. Las posibilidades de éxito militar estaban a favor de nosotros.

Asesinato de los jesuitas

¿Qué opina de los señalamientos que hace el informe de la Comisión de la Verdad en los que se menciona al ejército como principal violador de los derechos humanos?

 
"El presidente Cristiani era el Comandante General de la Fuerza Armada, y desde esa perspectiva, él estaba informado de todas las operaciones militares que se estaban efectuando".
 

Mire, durante la guerra se exacerban los ánimos, se extienden las pasiones, y algunas veces se pierde el control. Nosotros obviamente éramos una fuerza regular, un fuerza militar que respaldaba a un gobierno y estábamos más comprometidos con actuar correctamente que la misma guerrilla. En ese sentido, el FMLN tenía un poco más libertad de hacer algún tipo de acciones, pues al final ellos eran guerrilleros y estaban fuera de la ley. En el caso nuestro, no. Nosotros estábamos más obligados que el FMLN a respetar la ley, a causar menos daño a la población civil, a respetar los derechos humanos porque nosotros hemos sido signatarios de los tratados de Ginebra y los tradados de la guerra en general y eso nos daba menos libertad, entonces, es posible que por eso la opinión pública nos haya castigado un poco más a nosotros. No quiero con esto decir que no se cometieron graves atropellos a los derechos humanos y errores como es el caso de la muerte de los padres jesuitas, que fue, aparte de un gran crimen, un gran error político. Ese caso en particular vino a desfigurar de alguna manera... (interrumpe). La muerte de los jesuitas impactó tanto a la sociedad nacional e internacional que hizo que nos condenara a nosotros y nos hiciera ver más como violadores a los derechos humanos a la Fuerza Armada y al gobierno que a la parte de la guerrilla.

Entonces, ¿sobre quién recae la responsabilidad de la muerte de los jesuitas?

Para nosotros por doctrina, los comandantes son responsables de lo que hacen y dejan de hacer sus unidades. En este caso, el Comandante General de las Fuerza Armada es el Presidente de la República, entonces, hay responsabilidad en los diferentes niveles. Al final, el responsable de este asesinato fue la Presidencia de República y la Fuerza Armada, ¿verdad? Esa es una responsabilidad que, digamos, nosotros tenemos que aceptar. Se cometió un crimen, se cometió un error, o sea, esta es una cosa que tampoco se consultó con todo mundo, ¿me entiende?, si no que fue una decisión que tomaron en ese momento los que estaban mandando o si la tomó directamente el Comandante que tenía a cargo las tropas que cometieron ese hecho tan reprochable y lamentable. Pero independientemente de eso, la responsabilidad institucional y la responsabilidad del Presidente de la República no se puede soslayar.

¿Es posible que un batallón tomara por su cuenta una decisión de esta índole?

Mire, pudiera ser. En este caso en particular, es bien difícil decir si esta unidad pudiera haber tomado la decisión de ejecutar sin previa consulta o consulta superior, pudiera suceder, pero lo normal no es eso. Lo normal es que las unidades se reporten en sus operaciones a una planificación que se lleva a cabo.

¿Cómo definría usted la participación del ex presidente Cristiani dentro de la ofensiva?

El presidente Cristiani era el Comandante General de la Fuerza Armada, y desde esa perspectiva, él estaba informado de todas las operaciones militares que se estaban efectuando, así que creo yo, él aprobaba las operaciones militares. Se le llevaban y se le exponían y periódicamente se le estaba dando orientaciones del curso de la guerra y el ámbito militar. Indudablemente que él había delegado en el Ministro de la Defensa, que era mi General Ponce en ese momento, el desarrollo general de las operaciones, pero de todo se le informaba al Presidente, eso es lo que yo tengo entendido.

Monseñor Romero

Contexto:

Galletitas, bodas sorpresa y un papá soltero
Por Ricardo Valencia

Entrevistas:
José María Tojeira, S.J.
"Cristiani encubrió a los hechores del crimen"
Por Christian Guevara
 

Cnel. David Munguía Payés
"El responsable de este asesinato (los jesuitas) fue la Presidencia de República y la Fuerza Armada"
Por Sergio Aráuz

  Entrevista con un oficial del Batallón Atlacatl
"Cualquiera viene a gritarme que soy un asesino"
Por Christian Guevara Guadrón

 General Humberto Corado
"Realmente fue un hecho lamentable, todos lo sentimos"
Por Sergio Aráuz


EL FARO
Todos los derechos reservados.
Copyright©1998-2001.
Fundado el 25 de Abril de 1998.