Por aquí paso "el gato"

Viernes 6 de Septiembre. 10:00 p.m. Llegamos un poco tarde al Ruko Rock. El parqueo estaba lleno y desde afuera se escuchaban los ruidos "alegres" de la gente que se había dado cita en la casa de la leyenda del rock salvadoreño, Luis López. Justo en la entrada se encontraba otro mito de carne y hueso, el guitarrista Salvador "Chamba" Elías, quien tomaba un poco del aire -con el característico olor a pupusa - de los Planes de Renderos.

Texto y Fotos: Óscar Leiva Marinero

No había cambiado mucho desde la última vez que lo había visto, en 1995. Le pregunté si se acordaba de mí, pero el me confesó que su "hardware" le anda fallando un poco. Luego le recordé que habíamos tocado juntos en la banda de mi colegio y me dijo para no desanimarme: "¡Puta, qué grande estas!". La música, fuente de la eterna juventud, lo ha conservado bastante bien, excepto por las pequeñas señas de la calvicie propias de un hombre con 50 años bien vividos.

Le pregunté si me podía dar una entrevista "para la posteridad". Accedió sin exaltarse demasiado. Comenzó por el principio, allá por el año de 1960. Contó cómo había empezado tocando la batería a los 8 años y cómo luego su mente quedó cautivada por el sonido de la guitarra. De allí para acá, su vida se ha basado en su habilidad para hacer sonar las seis cuerdas de la "lira".

Durante su primera etapa como músico, aprendió a tocar sin instrucción. Chamba recuerda que iba a ver los conciertos de grupos como "Los satelites del twist", que en ese tiempo se realizaban en la radio YSKL. Recuerda que un amigo le enseñó sus primeros tres acordes. Su restante aprendizaje sería autodidacta.

Don Chamba Elías es un nombre muy conocido. Forma parte inevitable del acervo musical del adulto contemporáneo, y aquí en el país hizo carrera con bandas como Los Kiriaps, Oasis, Macho y Aurora durante los 70, 80 y tempranos 90. "El gato", como le dicen sus conocidos, llegó a ser considerado -junto a Tony Oliva-, como el mejor guitarrista de su época.

"Chamba" tocaba de todo tipo de música, en especial el rock & roll. Sin embargo, fue de los primeros guitarristas que se interesaron por el Jazz. Tanta fue su influencia que "El gato" dejó el vecindario y se fue a vivir a Washington, una de las capitales de ese ritmo afroamericano. Por último, Chamba nos contó que recientemente había conquistado el sueño de grabar un disco en los Estados Unidos y prometió traerlo la próxima vez que visite su patria.

Fue ahí cuando Interrumpimos la tertulia. La gente lo estaba esperando y lo aclamaba. El musicón empezó y sonaron buenos temas del recuerdo como "Cocaine" de Erick Clapton, "Born to be wild", de Stepen Wolf y otros como "Dejen de pensar en mí" o "Ya vas barrabás" (tema que grabó con Luis López en el año 1982).

Cuando "El gato" acabó su "set" intenté retomar la conversación, pero la tarea se tornó imposible ya que muchos rostros conocidos aprovecharon para conversar y recordar junto a él tiempos dorados. El músico se disculpó caballerosamente y ahí quedó. El gato regresó a su nuevo barrio allá en "el norte" el Domingo 8, y quién sabe cuando volverá por estos parajes. Aquí deja una historia en "stand by". Allá, la sigue escribiendo.


EL FARO
Todos los derechos reservados.
Copyright©1998-2000.
Fundado el 25 de Abril de 1998.